Los Informes Pisa, realizados por la OCDE cada tres años, sitúa al sistema educativo finlandés como uno de los mejores del mundo. El psicólogo escolar español, Javier Melgarejo, quiso saber porqué. Durante una década, estudió el funcionamiento de la educación en el país nórdico y llegó a algunas características esenciales que además de generar su propio éxito, pueden servir para que otras naciones reflexionen sobre sus propios sistemas de enseñanza. 

1. No se presiona a los alumnos innecesariamente

loading...

Shutterstock

La mayoría de los niños empiezan a asistir al colegio a los 7 años. Menos de la mitad de los niños finlandeses acuden a guarderías. Hasta 5º no hay calificaciones numéricas, con el objetivo de evitar la competencia y las comparaciones. Por otro lado, la jornada escolar va de las  8,30-9 de la mañana hasta las 3 de la tarde, con una hora para almorzar. En total, suman 608 horas lectivas en primaria. Su promedio, más bajo que al la mayoría de los paises de la OCDE, demuestra que “más tiempo invertido no implica mejor educación”.  

2. La educación es personalizada

loading...

Shutterstock

Durante los primeros seis años de la primaria, los niños tienen en todas o en la mayoría de las asignaturas al mismo profesor, que se preocupa de que ningún alumno quede al margen. Esta es una forma de fortalecer su seguridad y estabilidad emocional.

 3. La educación es gratuita desde preescolar hasta la universidad

loading...

Shutterstock

Incluye las clases, el comedor, los libros y hasta el material escolar (aunque de perderse se debe pagar)

El país nórdico dedica alrededor del 12% de los presupuestos del estado y los ayuntamientos a financiar su sistema educativo. La política que siguen los distintos gobiernos es que la educación e la llave para el desarrollo de un país. 

4. Familia, escuela y recursos socioculturales funcionan de forma coordinada:

loading...

AFP

En Finlandia, el 80% de las familias van a la biblioteca el fin de semana, estimulando la lectura de los niños. Por su parte, los padres participan activamente y complementan el trabajo de las escuelas. Tienen la convicción de que son los primeros responsables de la educación de sus hijos. A su vez, el sistema social finlandés contribuye con numerosas ayudas, y así las familias pueden conciliar su trabajo y la atención a sus hijos.

5. Herencia cultural luterana basada en la responsabilidad, la disciplina y el esfuerzo:

loading...

Eisleben, 1483

El clima helado que los obliga a encerrarse en casa también podría ser un factor, sin embargo países vecinos como Suecia o Dinamarca con el mismo clima, y mayor nivel económico, figuran varios puestos por debajo en PISA.

6. Los maestros son profesionales valorados: 

loading...

Shutterstock

Los finlandeses consideran que el tesoro de la nación son sus niños y los ponen en manos de los mejores profesionales del país. Los mejores docentes se sitúan en los primeros años de enseñanza, donde se aprenden los fundamentos de los futuros aprendizajes. Se considera que hacia los 7 años el alumno se encuentra en la fase más manejable y es cuando realiza algunas de las conexiones mentales fundamentales que le estructurarán toda la vida. 

La educación es una profesión con prestigio y los profesores tienen gran autoridad en la escuela y en la sociedad. El equivalente a Magisterio en Finlandia es una titulación complicada, exigente y larga, que además incluye entrevistas personales, por lo que los maestros son profesionales muy bien preparados y vocacionales. Para ser maestro se necesita una calificación de más de un 9 sobre 10 en sus promedios de bachillerato y además se requiere una gran dosis de sensibilidad social (se valora su participación en actividades sociales, voluntariado, etc).  Cada universidad escoge a sus aspirantes a profesores con una entrevista para valorar su capacidad de comunicación y de empatía, un resumen de la lectura de un libro, una explicación de un tema ante una clase, una demostración de aptitudes artísticas, una prueba de matemáticas y otra de aptitudes tecnológicas.