A lo largo de nuestra vida, cuántas veces no habremos perdido cosas que parecían imposibles de encontrar. Miramos en los sitios normales; en los que no lo son y al final, desesperados, buscamos un fórmula mágica que nos ayude a encontrar lo perdido. Aquí te dejamos cuatro y al final te expondremos una teoría que explica cómo es posible que algo tan simple funcione.

4 Fórmulas para encontrar cosas perdidas

1. La primera es una de las más comunes, se trata de acudir al socorrido San Antonio de Padua. Hay que recitar una oración al Santo.

San Antonio

 ¡Por cierto! Si a alguien le interesa, también sirve para encontrar novio/a. Hay varias oraciones para rezarle al Santo, esta es una de ellas.

“San Antonio, glorioso siervo de Dios, famoso por tus méritos y poderosos milagros, ayúdanos a encontrar las cosas perdidas; danos tu ayuda en la prueba; e ilumina nuestra mente en la búsqueda de la voluntad de Dios. Ayúdanos a encontrar de nuevo la vida de la gracia que nuestro pecado destruyó, y condúcenos a la posesión de la gloria que nos prometió el Salvador. Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor. Amen. “

2. La segunda parece una broma grosera, pero dice mucha gente que es muy, muy efectiva. También hay que encomendarse a un santo: San Cucufato. Aunque parece religiosa se trata de una tradición popular y nada tiene que ver con la iglesia.

loading...

Hay que coger un pañuelo y hacerle tres nudos, al tiempo que se dice:

“San Cucufato, San Cucufato, con este pañuelo los huevos te ato y hasta que (objeto que queremos encontrar) no aparezca no te los desato”.

¡No te olvides de desatarlo cuando encuentres lo que buscabas!

3. En la tercera se utiliza un vaso de cristal. Se voltea encima de una mesa y se deja boca abajo.

loading...

Una vez hecho esto, muy concentrado, se dice 3 veces esta fórmula u otra parecida:

“Con el vaso atrapé la nada, y no la soltaré hasta que aparezca (aquí se nombra el objeto perdido)”

Cuando se encuentra lo que se ha perdido, se vuelve a poner el vaso boca arriba.

4. La cuarta consiste en rezar simplemente 3 padrenuestros y 3 avemarías a las “almas del purgatorio” a la vez que se les pide ayuda para encontrar lo que perdimos.

loading...

Hans Memling, Tabla del juicio final (Fragmento)

Parece que como esas almas necesitan oraciones para salir del purgatorio e irse al cielo, en agradecimiento, te ayudan a encontrar lo que buscas.

Todas estas fórmulas tienen algo en común: te obligan a concentrarte y activar tu mente para recitar unas oraciones o repetir unas palabras memorizadas. Al hacer esto estimulas las conexiones neuronales de tu memoria y esta activación posiblemente es la que te ayuda a recordar, aunque no te des cuenta, donde pusiste el objeto perdido o hace que encuentres una pista para hallarlo.

Muchas personas aseguran que estas fórmulas tradicionales funcionan. ¿Tienes algún otro sistema para encontrar cosas perdidas?

Si te ha interesado este artículo, quizá quieras leer como atraer la magia la noche de San Juan.

Imágenes: ApionidTaylor McBrideanthony kelly   Hasin HayderTNS Sofres