Hace poco, en el Festival Internacional de Ciencia de Edimburgo presentaron los resultados de algunos estudios en el campo de la psicología que demostraron lo siguiente: cualquier cambio en la relación de una pareja enseguida se refleja en las posturas que cada uno adquiere durante el sueño. Lo importante no es la postura en la que se acuestan, sino en la que duermen y se despiertan.

Basándose en los datos del profesor Richard Wiseman, de la Universidad de Hertfordshire, y el psicólogo Corinne Sweet, Genial.guru creó esta guía con las diferentes posturas de parejas durmiendo que te ayudarán a comprender mejor tu relación.

«Luna de miel»

En esta postura, normalmente, suelen dormir los enamorados que llevan saliendo poco tiempo o aquellos que tuvieron que pasar mucho tiempo lejos el uno del otro.

Si esta postura la eligen las parejas que desde hace mucho viven juntas significa que en su relación todavía hay mucha pasión.

«Diálogo»

De esta manera duerme una pareja que se entiende mutuamente, que tiene una relación fuerte desde el punto de vista mental, pero que necesita pasar más tiempo juntos y comunicarse más.

«Viendo estrellas»

Ambos están bocarriba, la cabeza de uno se apoya en el hombro del otro. En esta postura, la posición dominante suele ocuparla el hombre. Esta pareja tiene una relación llena de armonía y paz. Puede haber pequeñas incomodidades debido a que uno siempre debe adaptarse al otro.

«Hombre fuerte»

Esta postura recuerda a la anterior, pero es más íntima. Es habitual en parejas acostumbradas a cuidarse mutuamente, sin temor a la ternura. Aquí también queda lugar para destacar que el hombre es quien lleva la batuta de la relación.

«Con puntos de contacto»

La vida de esta pareja es tranquila. De esta manera duermen los enamorados que respetan el espacio personal de cada uno y sus espaldas rozándose demuestra que a cada uno le es importante sentir la presencia próxima de su media naranja.

«Con espacio para descansar»

Esta postura es elegida por parejas que permanecen en una discusión. Pero también existe otra variante: ambos son verdaderos individualistas, cada uno de ellos requiere de un amplio espacio personal.

«El Rey de la cama»

Estirándose en la cama suelen dormir aquellas personas a las que les resulta más importante reafirmarse que mostrar sus sentimientos a su pareja. Su comportamiento en la relación deja entrever cierto egoísmo y parecido a su postura durante el sueño.

«Cuchara»

Esta postura demuestra una relación llena de pasión y armonía. Suele ser elegida durante los primeros años de matrimonio. El que se encuentre detrás juega un papel dominante en la relación. El otro disfruta de la sensación de protección.

«Cuchara a distancia»

La pareja sigue durmiendo en «cucharita», pero otorga mayor libertad entre sí. Es una de las posturas más complicadas donde puede haber dos variantes de significado, como mínimo:

  1. La postura señala la relación donde la pasión se calmó, al menos, para uno de los dos. Ya no siente necesidad de contacto físico o, simplemente, no está muy contento con su pareja.
  2. En el segundo supuesto, la persona que dio media vuelta provoca en la otra una demostración de sus sentimientos y quiere obtener más atención.

«Roces cariñosos»

La pareja no pasa la noche con un contacto próximo entre sí, pero se rozan con los pies como si fuera sin querer. De esta manera, suelen dormir las parejas en cuya relación reina la armonía y confianza. Se otorgan mutuamente una total libertad dejando un pequeño «puente» para rozarse.

Fuente dailymail , medicaldaily

Ilustradora Ekaterina Gapanovich para Genial.guru