No, no es lo que parece. La abuela no respira y el niño en sus brazos no es de carne y hueso. Se trata de esculturas hiperrealistas que juegan con nuestra mente. Arrugas, venas, poros, uñas. Todo recreado con minucioso cuidado al punto de que no sabes si lo que ves está vivo o no.

En Genial.guru te traemos las mejores imágenes de la Escultura hiperrealista 1973-2016 del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

loading...

loading...

No, no es una trampa. No se trata de un hombre escondido en unas cajas. Es el autorretrato del autor.

loading...

¿Has visto el detalle de sus pies, sus uñas, sus arrugas? Es increíble. Además la expresividad de sus ojos y de su rostro nos ha dejado pasmados

loading...