Bebidas como el café pueden ayudarte a estar más atento pues dan un empujón al rendimiento de nuestro cerebro. Los alimentos dulces también son buenos estimulantes. Claro que debes tener cuidado con los excesos.

6. Medita

La meditación puede ayudarte a aumentar tus niveles de concentración, de acuerdo a un estudio que demostró que en el proceso de la meditación la corteza del cerebro asociada con la conciencia, concentración y toma de decisiones se engrosa, haciéndola más fuerte.

7. Toma las tareas difíciles como un desafío

Que una tarea sea catalogada como complicada o tediosa supone una gran excusa para postegarla y distraerse con otras cosas. Si las afrontas como desafíos, te será mucho más fácil llevarlas a cabo y querer acabarlas cuanto antes.

También puedes dividir esa tarea difícil en partes más sencillas para que te sea más fácil ir tachando lo pendiente.

8. Busca una motivación

loading...

No tener ninguna motivación para realizar una tarea es otra gran excusa para hacer otras cosas "más importantes" en su lugar. Buscar algo que te motive a terminarla ayudará a mejorar la atención en ella.

9. Haz las tareas según las prioridades