Las calles y los espacios públicos urbanos desde hace tiempo se han convertido en una plataforma para realizar las ideas de diseñadores alrededor del mundo. Así, los residentes de Jerusalén ahora tienen la oportunidad de admirar una instalación poco ordinaria: los faroles gigantes de 9 metros diseñados en forma de flores, se abren en cuanto se aproxima una persona o pasa un transporte cerca.

Los autores de este proyecto tan inusual comentan que crearon sus "flores mágicas" no sólo para adornar la ciudad sino también para recordarles a las personas que en el mundo siempre hay lugar para milagros y fantasía.

loading...

loading...

loading...

loading...