Hace algunos días, leí una noticia que trataba sobre una mujer que adoptó a los hijos de su amiga fallecida y me pareció un gesto precioso. Empecé a leer los comentarios que había generado la publicación y encontré el de una joven que le advertía a alguien que no le dejara a sus hijos, porque ella no quería tener niños.

Pensé estaba en su derecho de no tener hijos, pero también pensé, ¿qué clase de amiga hace eso? Ninguna, la verdad es que no existe una amiga real que rechace el hecho de tener que criar los niños de una amiga que ha fallecido.

Desde que leí esa respuesta me he estado haciendo todos los días la misma pregunta: ¿qué es la amistad? Sabemos los sacrificios que estamos dispuestos a hacer por amor, pero, ¿qué podemos sacrificar por un amigo? La pregunta la hice hace unos días en mi muro de Facebook y al contrario de la mayoría de mis publicaciones, no tuvo mucha acogida y pensé: ¿será que ninguno sabe lo que es la amistad? Puede que sí, solo que en ese momento tal vez no tenían deseos de comentar.

Puede yo tampoco sepa a ciencia cierta lo que es la amistad o ser un amigo, pero sé que no son esas personas que sólo aparecen cuando hay fiesta, ni los que a la 1 de la madrugada te dan fuego para el cigarrillo.

Creo que la amistad, es una promesa no pronunciada donde en silencio prometes guardar secretos, estar en las buenas, muy buenas y definitivamente en las muy malas, confiar a alguien tus miedos más profundos y saber que nunca serán usados en tu contra. Ser amigo es apoyar a alguien en sus locuras, escuchar historias de amor que puede cambien todas las semanas, es dar o recibir un consejo a sabiendas que posiblemente no será puesto en práctica.

Repito que respeto que alguien no desee tener hijos o que quiera unos propios, pero como los amigos son la familia que escogemos, los hijos de los amigos vienen con ellos y nadie debería rechazar la familia. La amistad, la familia y el amor, se basan en la confianza y la lealtad, la confianza que siempre estarás y la lealtad de que sin importar que pase o donde esté, se hará lo mejor para mí o los míos.

Tristemente hemos llegado al nivel dónde es más fácil encontrar agua en Marte que un amigo verdadero. ¿O no?

PD: A mis amigas -que saben quiénes son- no tienen que pedirlo, espero me conozcan lo suficiente para saber que aún ustedes estando, sus hijos son mis hijos, porque vienen de las personas más especiales que hay en mi vida, las hermanas que elegí. Las amo.