Aún en pleno 2015, las personas con preferencias sexuales diferentes siguen siendo blanco de agresiones y discriminación por gran parte de la sociedad. Pese a tratar de llevar una vida tranquila y sin buscar conflictos, ellos sufren muchas dificultades para salir adelante o tener buenos puestos de trabajo. Y sólo por tener una preferencia distinta a los demás.

Eso le pasó al uruguayo Carlos Seaone, que trabajaba en Chile como ejecutivo de atención telefónica para la multitienda Ripley, y luego de soportar meses de agresiones decidió presentar una demanda por homofobia en contra de la empresa.

Apoyado por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), Carlos acusó haber sido víctima de hostigamiento y acosos por parte de un supervisor.

Los hechos se remontan a diciembre de 2013 cuando Rodrigo García González, el supervisor de la tienda “comenzó a tratarme de manera abusiva debido a mi orientación sexual, amenazándome constantemente con enviarme cartas de amonestación y presionándome por la duración de las llamadas”.

loading...

Carlos Seaone// Fuente

“El maltrato era diario, se refería a mí con frases como ‘hueco’, ‘cola’ o ‘maricón’ y ‘ponte ready’, dejándome en ridículo frente a mis compañeros. Además se tocaba sus partes íntimas cuando se refería a mí”.

-Carlos Seaone-

El trabajador decidió denunciar el caso ante el gerente de Ripley, Rubén Sepúlveda; la sub gerente, Pili Aguilera y la jefa de recursos humanos, Karen Moreno. “Sin embargo, ninguno de ellos realizó gestión alguna”, señaló.

Luego de las constantes licencias médicas por depresión y gastritis nerviosas, el trabajador decidió recurrir a la Inspección del Trabajo para hacer oficial la denuncia del hecho.

Desde la instancia acogieron la acusación, por lo que la empresa se comprometió a realizar una capacitación en materia de derechos humanos, además de ofrecer disculpas al afectado. No obstante, los acosos del mismo sujeto continuaron de manera “más agresiva y hostil”.

Interpuesta demanda Ley Zamudio contra Multi Tiendas Ripley por acoso y despido por Orientación sexual de un Trabajador !

— Rolando Jiménez (@rjimenez_perez) November 26, 2015

Ante la insistencia de Seaone frente a la jefatura, la empresa no tomó medidas y al tiempo fue despedido por “necesidades de la empresa”.

“Estamos en presencia de hechos brutales de discriminación.”

-Movilh-

Movilh intentó tener un acercamiento con la empresa pero ésta se negó. Sin embargo, esperan correr con suerte para que los tribunales les brinden justicia.

Es lamentable que la empresa no haya tomado medidas preventivas a pesar de haber sido avisada antes de proceder legalmente, y aún más que haya decidido despedir a la víctima en vez de al victimario.