1. Se reduce la ansiedad social

Un estudio de la Universidad de Columbia Británica encontró que además de incrementar los pensamientos positivos y la satisfacción en las relaciones interpersonales, un pequeño acto de amabilidad reduce la ansiedad y las ganas de evadir los entornos sociales.

loading...

2. Se reduce la presión arterial

Al ayudar a otros, creamos conexiones emocionales, lo cual incrementa la producción de una hormona llamada oxitocina. Esta hormona, además de estar vinculada a la intimidad sexual, puede producirse por las interacciones sociales. La oxitocina libera un químico llamado óxido nítrico que expande los vasos sanguíneos. Dicha dilatación o expansión de los vasos permite que mucha más sangre fluya, reduciéndose así la presión arterial.

loading...

3. Tu ánimo positivo aumenta

Hacer buenas acciones no sólo beneficia nuestro ánimo en el momento de la acción. Algunos estudios sugieren que también es positivo para nuestro ánimo general. La oxitocina que mencionábamos antes, está vinculada también al incremento del optimismo y el autoestima.

loading...

4. Tus intestinos estarán mejor

Un estudio hecho por el Doctor Michael Gershon del departamento de anatomía y biología celular de la Univeridad de Columbia, encontró que esa misma oxitocina que se produce después de una buena acción, puede disminuir la inflamción gastrointestinal. ¿Has sentido algo extraño pero agradable en tu estómago al hacer algo bueno por un desconocido? Pues bueno, de eso se trata.

loading...

¡No dejemos de lado las buenas acciones!