¿Cuántas parejas viven a diario un amor que no los alegra completamente? ¿Cuántas personas tienen pareja simplemente por miedo a quedarse solos? ¿Cuántas veces has estado con alguien que te hace reír, pero con el que no puedes ser tú mismo completamente? ¿Cuántas veces has elegido a tu pareja a diario?

Si pretendes que tu amor dure y que tu relación valga la alegría, entonces es necesario que sientas ese deseo de elegir a tu pareja todos los días. De jamás arrepentirte por estar con esa persona y por querer que cada día que pase sea esa persona la que te acompañe. Si no te hace sentir así, entonces déjala. O te sentirás más solo que nunca estando con alguien que no te hace sentir tal como eres.

La idea de un buen amor es que te haga sentir feliz estando con alguien y por ti mismo. Es que te permita esa libertad de tomar tus propias decisiones y ser auténtico sin cuestionarte. La idea de un buen amor es que te haga sentir feliz y que te haga escogerlo siempre, pase lo que pase, porque cuando un amor es verdadero nada lo corrompe.

Va más allá de la apariencia y de la atracción física que sientas. Va más allá de lo increíbles que se vean estando juntos. Se trata de escogerse a pesar de los defectos que ambos pueden tener, pues jamás deben ser más importantes que las cosas positivas que esa persona tiene, y de las cuales te enamoraste. Sí, claro, todos tenemos defectos y cosas que nos pueden volver insoportables. Sin embargo, la clave está en enfocarse más en aquellas cosas buenas que todos tenemos, pues esas son las que realmente valen la pena.

Por lo tanto, si amas a alguien enfócate más en sus virtudes. Si no superan sus defectos y no te hace sentir auténtico o cómodo, entonces es mejor dar un paso al lado. De nada te sirve estar con alguien que no comparta contigo esa felicidad que deberías sentir. De nada te sirve estar con alguien que no te deje ser quien eres o cumplir tus sueños.

Tienes que elegir a tu pareja todos los días y sentir ganas de hacerlo. Si no, déjala.