¿Llevas siglos poniendo los pies sobre la misma alfombra aburrida cuando te levantas de tu cama por la mañana? Pues lánzala por la ventana (broma, siempre puedes reutilizarla) y cámbiala por una mucho más entretenida, original y colorida. Tan sólo necesitas retazos de tela de colores, una alfombra antideslizante y tiempo libre.

loading...

Fuente

¿Estás preparada para confeccionarla y despertar mucho más contenta, debido a que empezarás a aterrizar tus pies sobre esta acolchada y hermosa alfombra? Entonces pon atención a las instrucciones a continuación:

Materiales:

– Retazos de tela de unos 10 o 15 centímetros de largo c/u (de preferencia algodón elástico para que sea más suave al contacto con tus pies). Puedes conseguir la tela desde ropa vieja o en mal estado, pedirle a alguna amiga costurera o comprar directamente en las tiendas.
Alfombra antideslizante del tamaño que prefieras. Puedes encontrarlas en las ferreterías o supermercados.

Paso a paso:

1. Reúne los retazos de tela. Si tienes un gran trozo, entonces debes cortar tiras de unos 2 centímetros de ancho por unos 10 o 15 de largo. No hay un tamaño estándar, ni deben quedar perfectos.

loading...

Fuente

Te recomendamos que elijas colores que se puedan combinar. En este caso se utilizó blanco, y una gama de rosa y celeste, que son ideales para la habitación de una niña.

2. Comienza a introducir los retazos de tela en los agujeros de la alfombra antideslizante. No necesitarás más que las manos y es un proceso similar a coser. Tan sólo debes introducir la tela por un agujero, y cuando esté justo en la mitad, la devuelves por un agujero contiguo.

loading...

Fuente

loading...

Fuente

loading...

Fuente

Fuente

3. Debes repetir este proceso hasta cubrir toda la alfombra.

loading...

Fuente

Ahora sólo falta que la ubiques en la habitación destinada y que le permitas lucir fabulosa:

loading...

Fuente

¿Qué te pareció esta alternativa a las alfombras clásicas? ¿Confeccionarías una para tu hogar?