Desiree y Ryan Fortin llevaban mucho tiempo intentando convertirse en padres sin tener resultados positivos. Sin embargo, cuando finalmente supieron la esperada y deseada noticia no se esperaban que en vez de un sólo bebé tendrían tres.

Sus trillizos, dos niños y una niña, nacieron el 17 de Agosto a través de una cesarea luego de 34 semanas de gestación. Nombraron a los niños Sawyer Reed, Jax Ryan y Charlize Hope.

Su madre no cabe en sí de tanta felicidad:

“Nuestros pequeños ángeles son el regalo perfecto. Mi corazón se desborda de alegría cuando pienso que ahora nuestra familia tiene 5 integrantes”.

Ser la madre de tres bebés es una hermosa locura, y para Desiree es el mejor trabajo que existe en el mundo. La alegría que siente hoy ha dejado en el pasado toda la tristeza por la que tuvo que pasar primero.

“Hubo tantos días en los que lloraba porque mis test de embarazo salían negativos o porque los tratamientos de fertilidad no funcionaban. Pero cada una de esas lágrimas valieron la pena porque hoy soy madre”.

Si bien Desiree sufrió complicaciones después del parto, algo que no le permitió conocer a sus bebés inmediatamente, pronto se recuperó. Durante este tiempo su esposo Ryan pasaba tiempo con los bebés quienes se encontraban en cuidado neonatal y grababa videos para que ella los pudiera ver.

Desiree y Ryan están de vuelta en casa y se han mudado con los padres de ella para tener más ayuda a la hora de criar a sus tres pequeños.

“La maternidad es todo lo que imaginé que sería y al mismo tiempo no es nada parecido a lo que pensaba. El amor que siento por mis hijos es algo que nunca había experimentado”.

Desiree también habla de las grandes presiones que existen a la hora de ser una buena madre, algo que muchas veces la angustia.

“Existe mucha presión para ser la madre perfecta. Lo que he aprendido en este tiempo es que al final no se trata de la forma en la que criamos a nuestros hijos, se trata de ser la mejor madre que podemos ser para nuestros hijos”.

Y además hace un llamado a las otras madres:

“Es importante que entre madres nos apoyemos en vez de criticarnos y juzgarnos tanto”.

Desiree ama su actual vida y está agradecida de cada una de las noches sin dormir y de los días que pasa viendo a sus bebés crecer y reír.

“Ser mamá es difícil, ser mamá de tres es difícil. Sin embargo, es algo que no tomo por sentado. Si volviera atrás lo volvería a hacer de la misma forma”.

¿Qué te parece?