El personal de la Sociedad Protectora de Animales de Ohio, Estados Unidos, recibió la denuncia sobre un caballo en miniatura que sufría. Su nombre era Sidra, y aparentemente su dueño lo había descuidado a tal nivel, que sus pezuñas habían crecido de manera exagerada, curvándose hacia arriba y enterrándose en las mismas patas. Una agonía constante que le impedían correr, o incluso caminar con normalidad. Una pesadilla de la que no podía despertar, o por lo menos, hasta que decidieron rescatarlo sigilosamente durante la noche (en otras palabras lo robaron de su granja).

loading...

Fuente

Así, comenzó el trabajo duro. El veterinario Christopher Beinlich y el herrador Chris Nusbaum, cortaron las pezuñas con la ayuda de una cierra de arco. Fue un trabajo complejo, pero efectivo.

loading...

Fuente

“Ahora Sidra camina sin problemas. El dolor se ha ido. No pasará mucho tiempo antes de que lo veamos correr de nuevo.”

La Sociedad Protectora de Animales escribió en su cuenta de Facebook.-

Por su parte, Teresa Landon de la Sociedad Protectora de Animales de Ohio, explicó a los medios que están preparando las fotografías, pruebas y el informe del veterinario, que serán presentados a la fiscalía local. Se determinó que los cascos de Sidra no se habían cortado en aproximadamente 2 años, por lo que le corresponderá al fiscal, el determinar si los cargos de abuso o negligencia hacia los animales deben ser presentados en contra del antiguo dueño del caballo.

loading...

Fuente