He oído que ser madre cambia la vida. Que una vez que tienes a tu primer hijo, las aventuras y los sueños increíbles quedan de lado por todo lo que implica ese nuevo proceso. Pero luego me acuerdo que existen historias en las que las madres no dejan de hacer lo que aman por tener hijos y al contrario, involucran a sus pequeños invitados a ser parte de todo. Brooke Froelich de 30 años, Morgan Brechler de 25 y Shannon Robertson de 28, son el ejemplo perfecto. Ellas son la prueba de que ser madre no significa olvidarte y olvidarlo todo. Estas tres mujeres aman el exterior, aman escalar, acampar, caminar y por eso han transmitido esa pasión por la aventura a su hijos. 

loading...

Bornwildproject

loading...

Bornwildproject

loading...

Con el fin de inspirar a otras personas a hacer lo mismo, el trío de madres creó un proyecto audiovisual llamado Born Wild.

Con éste, esperan demostrar que las experiencias al aire libre empoderan a los padres y a los hijos. Además de enseñar a las familias a criar a sus niños en medio de la naturaleza. Compartiendo historias y dando soluciones, el proyecto Born Wild busca ser el mejor medio de inspiración para todos los que creen en la importancia de conectar a los niños con las actividades al exterior.

Para que el proyecto fuera posibles, estas tres aventureras emprendedoras tuvieron que recaudar fondos (47.379 dólares). Gracias a esto, el primer capítulo de Born Wild será un sueño hecho realidad en 2016.

loading...

Bornwildproject

loading...

Bornwildproject

loading...

Bornwildproject

Morgan y Hadlie

loading...

Bornwildproject

Ahí está Morgan descansando después de escalar y pintando con Hadlie (de cuatro años) en medio de las rocas

loading...

Bornwildproject

 Y ella es Shannon y su hija Skye en hombros

loading...

Bornwildproject

loading...

Bornwildproject

El es Bodhi de tres años. Es otro hijo de Shannon y juega mientras su madre escala

loading...

Bornwildproject

Así son las mañanas de los niños:

loading...

Bornwildproject

Ella es Brooke con su sonriente hijo Huck de 11 meses

loading...

Bornwildproject

Ahí está Huck de nuevo con su madre en Salt Lake, Utah

loading...

Bornwildproject

En Buttermilks, California. Listos para ir a escalar ¿o jugar?

loading...

Bornwildproject

La inspiración perfecta para la pequeña artista aventurera

loading...

Bornwildproject

Disfrutan de un buen desayuno al aire libre

loading...

Bornwildproject

Morgan jugando con Hadlie. Y Brooke con Huck riendo junto a ellos en Moab, Utah, EE.UU.

loading...

Bornwildproject

Hadlie en sus primeros intentos de bouldering (escalada en roca sin cuerda)

loading...

Bornwildproject

Toda la familia ocupada

loading...

Bornwildproject

¡Y ahí van todos! Con perro incluido

loading...

Bornwildproject

A un lado, Shannon con Skye, Bodhi y su perro. Al otro, Brooke con Huck

loading...

Bornwildproject

No hay excusas. Ser madre no es un impedimento.