En noviembre del 2014, una perrita pitbull llamada Rudy, fue encontrada dentro de un cubo de plástico en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, en condiciones tan terribles, como para que resultara increíble que aún estuviese con vida. Le faltaba casi todo su cabello, tenida cientos de heridas, algunas perfectamente redondas como si hubiesen sido creadas con un cigarrillo encendido, y otras, lo suficientemente profundas como para exponer los huesos y tendones. 

Cuando un refugio de animales de la ciudad fue por ella, su condición era tan crítica que tuvo que pedir ayuda a SNARR Northeast (un centro de rescate y rehabilitación de animales con necesidades especiales), que descubrió que el caso era aún más complejo. La perrita sufría también del Síndrome de Cushing (un desequilibrio hormonal grave pero tratable), tenía la vejiga lacerada y una pata delantera violentamente fracturada.

loading...

Fuente

Los veterinarios del centro se pusieron manos a la obra, y así, tras meses de cuidado y dedicación, la perrita comenzó a mejorar. Le encontraron una familia que la ayudó a recuperar su fe en la humanidad, trataron con remedios el Síndrome de Cushing, y además, la consintieron con baños de spa que ayudaron al crecimiento de su pelaje. Cuando estuvo lo suficientemente fuerte fue operada de su pata, y bueno, el video a continuación te demostrará lo feliz que fue en adelante:

Por desgracia, Rudy murió unos meses después de ser grabado este adorable video en febrero de 2015, debido a una patología en su columna. Sin embargo, lo importante es que logró ser feliz a pesar de todo el sufrimiento y maltrato que recibió durante años.

¿Denunciarías un caso de maltrato animal? ¿Ayudarías a un animal en estas condiciones? ¿Lo adoptarías?