Muchas veces sientes que la vida no vale nada, que se pasa muy rápido y que es mejor verla desde “afuera”. Lo cierto es que es todo lo contrario. En la vida de cada persona hay infinidad de problemas, algunos más graves que otros, pero los hay, y no por eso, hay que quedarse estancado en el mismo lugar haciéndote la misma pregunta ¿Por qué a mi?

Es muy fácil pensar que nada vale la pena, sólo por el hecho de no intentar algo nuevo, de dejar que la vida siga pasando así como así. Todos, alguna vez pasamos por ese momento, de no saber que hacer ni cómo seguir. La única forma de poder salir adelante frente a cualquier tipo de problema es pensando en positivo, que todo pasa por algo, y que vendrán cosas mejores. No hay que arrepentirse ni lamentarse por nada, porque en su momento fue lo que quisiste. Si te diste cuenta de que cometiste un error, sólo aprende de él, no te detengas por un tropezón.

Nunca es tarde para comenzar el camino a la felicidad, que puede ser cualquier cosa que te propongas, algo material, una meta en tu vida, o cualquier cosa que te haga feliz, pero nunca debes de dejar de luchar por lo que quieres, porque ahí es cuando empiezas a morir emocionalmente.

Para poder llevar a cabo la felicidad, hay que tener en cuenta muchas cosas, difíciles, pero importantes.

1. Dejar ir a esas personas que no quieren permanecer en tu vida

No es para nada fácil aceptar que hay que dejar ir de nuestras vidas a ciertas personas, pero es fundamental darte cuenta, de que si a esa persona le importas lo suficiente, va a hacer hasta lo imposible para quedarse en tu vida, de una manera u otra, siempre va a estar. Es suficiente con un simple mensaje, darse cuenta de que eres importante para alguien. Durante este viaje, que es la vida, te vas a encontrar con personas que te van a ayudar a salir adelante, y otras que no. Hay que soltar a las personas que te impiden seguir tu camino a la felicidad.

2. Eliminar de tu vida a las personas tóxicas

Generalmente, estamos rodeados de personas “tóxicas” para nosotros, no es que la gente este infectada con alguna sustancia que provoque toxicidad, sino que es ese tipo de gente, que es peligrosa para tu camino. Siempre van a buscar que te caigas, que no puedas avanzar, y si logran eso, las vas a ver felices. Como todos sabemos, en la sociedad, abunda la hipocresía, y la gente que lo es. Tómate tu tiempo, analiza cada acción sospechosa y descubre si tienes que dejar ir de tu vida a esa persona o no.

3. La gente que sólo existe

Desde mi punto de vista, clasificaría a toda la gente que habita este planeta, sólo en dos partes.

La gente que vive la vida, y la que sólo existe. La que vive la vida, es esa gente que sale adelante pase lo que pase, que si se derrumban, se vuelven a levantar, nada puede contra ellos. Crean su propia corriente, sus propios ideales, no se dejan llevar por lo que les dicen o por lo que creen los demás, cualquier cosa que las haga felices son suficientes, y creo que así deberíamos de ser todas las personas. En cambio, la gente que sólo existe, sería esa gente que se aprovecha de cada situación de debilidad de otra, para hacer el mal. Disfrutan la hipocresía y los malos tratos hacia otros. No tienen sus principios, sino que adoptan los más populares, es la clase de persona, que finalmente se queda sola.

4. No esperar nada de NADIE

Nada es gratis, de arriba un rayo. Todo lo que deseas conseguir tienes que hacerlo por tus propios medios, porque no hay mayor satisfacción que saber que tus logros son sólo tuyos, que nadie te ayudó en nada. Y además de eso, no esperando nada de nadie, se evitan un montón de cosas, como decepciones.

Finalmente, la vida es demasiado corta como para perder tiempo esperando cosas de los demás.

5. Ser feliz PASE LO QUE PASE

La vida es una sola, y sólo tenemos asegurado el presente, no hay que desperdiciarlo. Nunca es tarde para empezar un emprendimiento, nada de lo que te propongas es imposible.

Para cada problema hay una solución, y no hay que rendirse nunca. Hay que luchar por ser feliz.

En este momento hay muchas personas en peores situaciones y sin embargo, están luchando por salir adelante, así que no sigas perdiendo tiempo y empieza tu camino a la felicidad.

Si tienes un nueve motivos para estar mal, existen diez para estar bien.

¡Suerte!