Es normal que nuestra zona íntima libere fluidos en distintas etapas de nuestro ciclo. Sin embargo, a veces tenemos que aprender a detectar cuándo estas secreciones nos dicen algo más preocupante sobre la salud de nuestra zona íntima. Por ejemplo, cuando hay una infección presente, cuando ovulamos, cuando existe un posible embarazo o hasta en qué momento estamos preparadas para iniciar un nuevo ciclo menstrual.

1. Tu período llegará pronto

Normalmente, tu período llega 14 días después de que hayas ovulado, y es en ese momento en el que tu fluido vaginal comienza a disminuir y así sabes cuándo comienza tu ciclo menstrual. Además, hay mujeres que también secretan un líquido blanco espeso que es normal en la medida en que no tenga olor y que no produzca picazón o dolor en la zona íntima.

2. Estás demasiado estresada

Es normal tener un aumento en la secreción vaginal durante los períodos de estrés, aunque debes estar atenta a que no dure demasiado ni que tenga mal olor.

3. Estás ovulando

Cuando estás ovulando el líquido que secretas es más elástico que cualquier otro (es como la clara de huevo crudo), pues es el indicio de que el óvulo ha sido liberado para ser fecundado. Así es más fácil que los espermatozoides viajen adecuadamente para poder alcanzar el óvulo con éxito.

Además, así también sabes cuándo debes tener cuidado si quieres evitar un embarazo.

4. Tienes una infección

La secreción normal no tiene olor y tampoco provoca picazón. Por lo tanto, si sientes que hay un olor desagradable como a pescado, o peor, entonces significa que algo anda mal ahí abajo. Además, si notas que el líquido es amarillento y espeso puede significar una infección por hongos.

Es importante que notes qué color tiene tu secreción vaginal y la sensación que tienes, para que así consultes con tu médico. Por ejemplo, si es un líquido más grisáceo, puede deberse a vaginosis. Si es amarillo o verde, puede deberse a una infección de tipo sexual. Finalmente, si es una secreción más café, puede ser a causa de acumulación de sangre seca.  Ante cualquiera de ellas debes avisarle a tu médico.

5. Estás sangrando

Cuando ves que un poco de sangre aparece en tu secreción puede deberse a que aún quedan restos de menstruación en tu vagina. Aunque, a veces puede significar algo más preocupante como una infección uterina o hasta un embarazo. Por ejemplo, si ves sangre y aún no es tu período acude a tu médico, sobre todo si sientes dolor en las caderas.