Los dolores menstruales son todo un tema. Si eres mujer, de seguro los has vivido o vas a vivirlos en algún momento de tu vida, sabes que son bastante desagradables y que algunas personas sufren mucho al tenerlos. Puede que tengas una amiga que ni siquiera puede levantarse de su cama cuando está con la menstruación y prácticamente nada que calme su sufrimiento.

La verdad es que mucho o poco dolor, los dolores menstruales son un regalo sin devoluciones ni cambio para todas las mujeres que tienen en ellas una máquina para incubar vidas.

Sin embargo, con el avance del tiempo y la tecnología, las mujeres han podido enfrentarse a algunas soluciones que de uno u otra forma, ayudan a disminuir un poco sus dolores. De hecho, con la legalización de la marihuana en el estado de California, el cannabis se ha tomado como base para la innovación. A pesar de que esta famosa planta aún es ilegal en muchas partes del mundo. Una de las áreas más fructíferas para la marihuana, es el campo de la medicina. Donde se han comprobado sus usos medicinales para diferentes enfermedades y afecciones del cuerpo humano.

Exactamente por eso, una compañía norteamericana llamada Foria se ha estado haciendo conocida. Luego de lanzar su lubricante a base de marihuana diseñado para incrementar el placer femenino, la presencia de Foria y su producto estrella en los medios llamó la atención de la uróloga Jennifer Berman, quien decidió contactarse con el fundador de la compañía, Mathew Gerson.

Juntos conversaron acerca de la posibilidad de utilizar las propiedades relajantes de la marihuana para combatir los espasmos en los músculos del útero durante la menstruación, lo que efectivamente no sonaba nada mal. Así desarrollaron la idea para Foria Relief: Un supositorio vaginal para aminorar los dolores menstruales.

Son de aproximadamente un 1.5cm cada supositorio y hechos de mantequilla de cacao orgánica. El THC, el primer cannabinoide, actúa como un bloqueador del dolor y al mismo tiempo enviando señales de placer al cerebro y el último cannabinoide, el CBD, trabaja en el sistema inmune para suprimir la inflamación. Las instrucciones te piden ponerte de espaldas con una almohada bajo tu trasero e insertar el supositorio lo más adentro que puedas, para que los cannabinoides puedan hacer efecto en las terminaciones nerviosas del útero, cervix y tejido muscular.

Las medicinas que se absorben a través de la mucosa de la vagina actúan mucho más rápido que por ejemplo, las ingeridas por vía oral o tópica.

Por lo que la percepción del dolor desaparece mucho más rápido también. Y a pesar de no estar aprobado por la FDA (Administración de Drogas y Alimentos) en EEUU, es evidente que Fiora Relief es un avance en la lucha por vencer los malditos dolores menstruales.

Quién sabe, quizás estos supositorios de marihuana sean los indicados para devolverte la tranquilidad cada vez que la pierdes… Que es más o menos una vez al mes.