La zona íntima es uno de los lugares de tu cuerpo que debes cuidar frecuentemente, pues es una de las más delicadas. Te expones a infecciones y heridas si no tienes el cuidado adecuado en esa zona. Del mismo modo, hay ciertas cosas que haces a diario, o que a veces te recomiendan, y que en realidad dañan tu zona íntima progresivamente.

1. Usar sprays íntimos

Hay sprays íntimos que sirven para limpiar la vagina para mantenerla alejada de las infecciones. Sin embargo, el uso frecuente puede aumentar las probabilidades de contraer alguna infección en la zona. Según la ginecóloga Mary Jane Minkin, los aerosoles y toallas íntimas contienen productos químicos que pueden secar la zona íntima y provocar que esta se irrite, llegando incluso a causar desgarros y la facilidad de entrada de virus y bacterias.

2. Ponerle comida pegajosa

Claro, para ponerle el toque erótico a cada encuentro casual llegamos a poner chocolate o frutas, o hasta dulces para hacer más divertido el momento. Sin embargo, esto no es recomendable, pues puedes alterar el equilibrio de las bacterias y ácidos vaginales y provocar una infección por hongos.

3. Depilar toda la zona

Además de no ser necesario, cuando depilas la zona íntima puedes provocar ligeras lesiones y, así mismo, facilitar la entrada a los microorganismos que desarrollan infecciones como hongos, herpes, papiloma, entre otras cosas.

4. Las típicas duchas vaginales

Son muy reconocidas por las mujeres, pues tienen la idea de limpiar la zona íntima completamente. Sin embargo, como toda limpieza que signifique más que sólo agua, también es peligrosa. ¿Por qué? Según la ginecóloga Hilda Hutcherson, las duchas vaginales alteran el equilibrio natural de la vagina, además de causar posiblemente infecciones como vaginosis o la temida aparición de hongos en la zona íntima.

5. Ponerle piercings

Además de ser doloroso e innecesario, ponerse piercings en la zona íntima te expone a infecciones graves o accidentes en un encuentro sexual.