Creyendo que los rumores no eran nada cierto, sobrellevé el dolor que había causado nuestra ruptura en mí. Mi subconsciente se negó a creer esos rumores que se escuchaban de varias personas. Claro, no quería aceptarlo porqué yo aún lo amaba… Y bueno, ¿quién lograría asimilar que, el que fue el amor de su vida por más de tres años es ahora gay? Muy pocas personas o hasta nadie lo aceptarían.

Es difícil de ver desde la perspectiva de que él fue tu apoyo incondicional, prometió miles de cosas y al final se marchó… sin dar explicaciones de sus últimos sentimientos hacia ti, dejando preguntas sin responder y desapareciendo bastante rápido de tu vida.

Meses intentando buscarle respuesta a esas preguntas, dándole vueltas a todo lo que pasó, sufriendo por él; mientras él estaba feliz, haciéndote creer a ti misma que aún te amaba como tú a él y muchas cosas más. Pero nada de eso fue útil para reconstruir tres años de relación, poco a poco fui entendiendo que ‘todo lo que sube tiene que caer’ y así paso en nuestra relación, tal vez por muchos errores mutuos o porque muy tarde se percató de que no quería estar con una chica..

Varias veces estando juntos le hice la pregunta de si él tenía algún tipo de gusto o atracción hacia los chicos, y su respuesta siempre fue ‘no’, obvio no me lo diría porque él mismo sabía que sería un golpe duro para mí, pero hubiese preferido que me lo hubiese dicho desde el primer día en que esa pregunta surgió, a que se hubiera ido cómo se fue… ¿Qué me queda a mí para creer que todos los años juntos fueron algo real? 

Lógico que iba a doler y mucho pero ya en este momento no dolería y él sería un bonito recuerdo en mi baúl, y ahora, ya lo hubiese olvidado.

Y hoy aún lo quiero, aún lo recuerdo, aún duele… al darme cuenta de que lógicamente me dejó por su atracción a los chicos, me destrozó y duele mucho, pero así son las cosas y así es la vida, llega la persona perfecta a enamorarte y luego se marcha, y como ley de vida; ‘la verdad sale al aire’. 

Pero en este momento sólo le puedo desear lo mejor en sus futuras relaciones, ahora es libre y tiene todo el derecho de hacer lo que quiera, espero que su pareja actual o su futura pareja lo ame como lo amé yo. De corazón espero que sea feliz en cualquier lugar que se encuentre, y que pronto también se encuentre a él mismo.

Suerte, amor mío.