El 17 de febrero de 2016, este pit bull llamado Loki se escapó de la casa de la familia Rossi. Llegó a una carrilera de tren que se encontraba cerca de la casa y en mucho tiempo no volvió a aparecer. Durante horas lo buscaron y no tuvieron suerte. Pero en el proceso de búsqueda, los Rossi recibieron una llamada fatal que les rompió el corazón. Loki estaba en cuidados intensivos del Centro de Emergencias Animal WestVet pues había sido golpeado por 13 trenes. Los Rossi creyeron que la vida de amada mascota había llegado a sun fin.

loading...

Fuente

A las 10:30am, Loki fue golpeado por primera vez y hasta las 4:30pm los trenes no dejaron de golpearlo.

Cuando el último tren lo golpeó, el conductor (quien ya había pasado por ahí la primera vez y juraba que estaba muerto) notó que Loki movía la cabeza. A pesar de todo, seguía luchando por su vida. El conductor lo llevó de urgencias al centro médico y allí lo identificaron por su microchip.

loading...

Fuente

No perdió la vida, pero si perdió su pierna, su cola y un ojo (además de todas las heridas que causaron los golpes).

loading...

Fuente

loading...

Fuente

“Loki the Lucky” (Loki el Suertudo), así lo llaman ahora, se reencontró con su familia y para sorpresa de todos, se está recuperando.

loading...

Fuente

Paso a paso está aprendiendo a caminar con tres patas y se está adaptando rápido.

Gracias a la ayuda de su amorosa familia y a las personas que han donado dinero para su costosa recuperación.

loading...

Fuente

Una historia de supervivencia como ninguna otra. ¡Que fortaleza!