1. Necesitan mucha más hidratación que el resto del cuerpo

Al ser la parte del cuerpo cuya piel es la más delgada tiende a necesitar mucha más hidratación, pues suele secarse más fácilmente que el resto de tu cuerpo. Es por eso que debes aplicarte cremas hidratantes y reafirmantes para evitar la sequedad cutánea y la aparición de estrías.

2. Hay quienes tienen más de dos pezones

Aproximadamente, un 5% de la población tiene un pezón fuera de lugar o “ectópico” que puede encontrarse tanto en el torso o en las axilas. Extraño, pero pasa.

3. Dormir boca abajo sí les afecta

Es claro que, si duermes constantemente boca abajo, tus pechos se resentirán en el futuro. Ante esto, es mejor que uses una almohada bajo de tus pechos para evitar aplastarlos. O evitar dormir en esa postura.

4. Siempre se usa la talla errónea de sostén

Según las cifras, 8 de cada 10 mujeres suele elegir mal la talla de su sostén, usando uno que sea muy apretado u holgado, provocando que el soporte no sea adecuado y los pechos y la piel sufran las consecuencias. Necesitas una guía para poder elegir una talla adecuada para ti.

5. Pueden pesar hasta un kilo

Sí, hay mujeres que pueden tener los pechos demasiado grandes naturalmente, de hecho, existen sostenes que tienen capacidad para soportar hasta más de 10 kilos.

6. Gracias a los pezones también se puede llegar al orgasmo

Los pechos son una de las zonas más erógenas de nuestro cuerpo. El más mínimo estímulo puede desencadenar la excitación, sobre todo en el área de los pezones. Cuando los tocas se libera oxitocina, y, al mismo tiempo, la vagina se contrae.

7. Crecen constantemente

No tendremos el mismo tamaño de pechos toda la vida. Hay diferentes factores que inciden en el crecimiento de ellos, desde el peso corporal hasta el embarazo. En el período, de hecho, los pechos suelen crecer porque existe una explosión de hormonas que provocan que se hinchen.

8. Hay diferentes tipos de pezones

Existen pezones planos, invertidos, retraídos y los comunes. Sin embargo, su forma no perjudica la lactancia y suele ser normal, a menos que veas algún bulto o sientas algo extraño.

9. El cigarrillo los afecta considerablemente

¿Quieres otro motivo para dejar de fumar? El uso constante del cigarrillo afecta la tonicidad de los pechos. Provoca que se vuelvan flácidos y se caigan constantemente, pues provocan que la elastina se rompa, que es la que ayuda a que la piel esté firme.

10. Son asimétricos

Es normal que un pecho sea más grande que el otro. De hecho, según estudios, el pecho izquierdo es el que suele ser más grande que el derecho. Así que es completamente normal que no sean del mismo tamaño exactamente. Todas tenemos distintos tipos de pechos.