Loki, un perro Mastín Napolitano de 8 años y 80 kilos, terminó en una lista para ser sacrificado en el Animal Care Center de Manhattan. Todo esto, justo después de haber sido desalojado junto a su dueño del hogar que compartían, y de que un oficial de la policía le disparara un dardo tranquilizante, intimidado con su tamaño. Se podría decir que la suerte no estaba de su lado. Sin embargo, alguien intervino justo a tiempo.

loading...

Rescue Dogs Rock NYC

Su dueño se enteró de lo que le esperaba y llegó al centro a suplicar por ayuda. Explicó que el perro era increíble. Que le gustaban los niños, los perros y los gatos. En resumen, que se trataba de una gigantesca mole de amor.

loading...

Rescue Dogs Rock NYC

El personal del refugio, conmovido con las palabras del hombre decidió darle una segunda oportunidad. Lo examinaron y descubrieron que tenía gusanos del corazón, una infección en el oído, en la piel y otros problemas de salud. Comenzaron a tratarlo, y con el pasar de los días, todo había mejorado.

loading...

Rescue Dogs Rock NYC

Lo enviaron al Rescue Dogs Rock NYC con la intensión de encontrarle un nuevo hogar en donde le pudiesen entregar todos los cuidados y amor que tanto merecía. 

 

“Cuando lo vimos por primera vez, nos pareció que Loki era un perro bastante intimidante debido a su enorme tamaño. Pero rápidamente nos convenció. No es más que un enorme bebé que ama los abrazos, que le froten la panza y que lo acaricien”.

comentó Stacey Silverstein, de Rescue Dogs Rock NYC. – 

loading...

Rescue Dogs Rock NYC

¿La mejor parte de esta historia? El lunes 28 de marzo llegó su familia adoptiva a recogerlo. ¿Lo feliz que será en adelante? Sólo podrás imaginarlo con una sonrisa en los labios.

loading...

Rescue Dogs Rock NYC

¡Qué te pareció el giro radical que vivió este perrito?