En el Parque Nacional de Kaziranga, en Assam, la India, un guardaparques tuvo un día bastante aterrador, y que de hecho, lo obligó a terminar sobre un árbol rezando por su vida. ¿La razón? El hombre se encontraba demasiado cerca de un rinoceronte bebé cuando su sobreprotectora madre se dio cuenta. Y bueno, ella tuvo una reacción un tanto exagerada.

La rinoceronte decidió correr en la dirección del guardaparques para obligarlo a alejarse de su cría. Por suerte, éste reaccionó a tiempo y se subió al único árbol que tenía cerca.

Esta secuencia de imágenes te dejará claro todo lo que pasó en ese día en Kaziranga:

La rinoceronte enfrentó al guardaparques:

loading...

Kushal Boruah

Lo miró fijo y movió la cabeza de arriba abajo en actitud desafiante:

loading...

Kushal Boruah

Cuando sintió que no había peligro siguió su camino:

loading...

Kushal Boruah

Alejándose con su cría entre los pastizales:

loading...

Kushal Boruah

Por si no estabas al tanto, los rinocerontes crean lazos familiares muy fuertes. Y de hecho, los pequeños permanecen por lo menos 3 años junto a sus madres

¿Qué hubieses hecho en la situación del guardaparques?