En la vida hay muchas cosas que intentamos dejar solo para nosotros, ya sea por miedo, por respeto o incluso por la tranquilidad de que nadie sepa lo que realmente está pasando contigo. Sin embargo, dentro de todas las cosas que nunca deberíamos compartir, hay algunas que siempre valen la pena ser conversadas con alguien de confianza, como un amigo o un profesional. Hablar es una de las formas más sanas de superar los problemas, además de ser de gran ayuda para ver las cosas con más claridad. Por eso, aquí tienes las 7 cosas que jamás deberías guardar en secreto:

1. Que te estás sintiendo triste

Todos nos sentimos tristes de vez en cuando, es normal. De seguro no quieres responder que estás triste cada vez que te preguntas “¿cómo va todo?”, pero sí es necesario reconocerlo y empezar a evaluar el por qué de tus emociones, solo debes encontrar a alguien que sepa entenderte y pueda ayudarte a hacerlo.

2. Que quieres hacerte respetar

A veces aplazamos por mucho tiempo el tomar cartas en asuntos en los que nos sentimos incómodos, por ejemplo cuando alguien está abusando de ti psicológicamente. Si no tienes seguridad de esto, puedes consultar con alguien más que te ayude a clarificar tu percepción de las cosas, para así luego poder actuar con calma. Pero esconderlo, jamás.

3. Que sabes cuando alguien está mintiendo

Una de las cosas más incómodas que me ha tocado vivir, es cuando sabes que alguien está mintiendo e inmediatamente te haces su cómplice. Eso es algo con lo que jamás deberías vivir, porque no es tu decisión. Pero sí puedes decidir compartir esa información para saber qué puedes hacer al respecto.

4. Que estás sufriendo en una relación

Las relaciones son complicadas, nadie dice que no. Pero a diferencia de lo que la mayoría de las personas cree, es posible entender una relación a pesar de no estar en ella. La excusa de que no puedes contarle a nadie lo que está pasando dentro de tu relación porque jamás podrían entenderlo… Es solo eso, una excusa. Siempre va a haber alguien dispuesto a escucharte, entenderte y prestarte ayuda, sea lo que sea que estés pasando.

5. Que te arrepientes de algo que hiciste

Equivocarse es parte de ser humano, muchas veces de seguro has escuchado que no hay que tener arrepentimientos, pero yo creo que eso no siempre funciona. Hay cosas de las que simplemente, ¡te arrepientes! Habrías preferido no hacerlas, claro, pero al menos reconoces con honestidad lo que sientes acerca de ellas. Comentarlo con alguien también, pedir perdón, reconocer tus errores con las personas, es algo que siempre te hará crecer.

6. Que no sabes qué hacer con tu vida

Todos hemos estado ahí. O vamos a estarlo en algún minuto de nuestras vidas, porque a veces, todo se sale de control. Como decía anteriormente, reconocerlo es un gran paso, pero tienes que dejar que la gente entre a tu vida para que puedan ayudarte, después de todo ¿no es eso lo que queremos?

7. Que amas a alguien

Esto es algo que mi mamá me enseñó hace mucho tiempo y es que si amas a alguien, no puedes guardarlo para siempre. Aunque a veces este amor no sea correspondido, ¿por qué ocultarlo? No tengas vergüenza ni miedo en decirlo, si amas a alguien, dilo cuantas veces puedas. El amor no es algo de lo que deberíamos avergonzarnos, porque nunca sabemos cuando sea la última vez que puedas hacerlo, así que aprovecha que las palabras son completamente gratis y dile a todos quienes amas, que los amas.

El mejor regalo que podemos darnos como seres humanos, es nuestra compañía y comprensión.