Todos sabemos que las dietas altas en grasas saturadas no son saludables, pero las cosas no son tan sencillas. Una cosa es saber que una hamburguesa con patatas fritas no es saludable y otra es lograr que no te gusten tanto. Nada fácil ¿verdad? Sin embargo, un nuevo estudio realizado por la Universidad A&M de Texas le devolverá la luz a tu vida, ya que al parecer existe una forma de no dejar de lado las patatas fritas y seguir teniendo una vida relativamente saludable.

loading...

Todo tendría que ver con el tiempo y el momento del día en el que decidimos consumir comida basura o alta en grasas. El estudio concluyó que si consumimos estos alimentos antes del almuerzo podemos disminuir la inflamación que se produce en nuestras células y que provoca efecto nocivos sobre nuestra salud.

De hecho, mientras más tarde consumamos estos alimentos, peor nos sentiremos por la sencilla razón de que las grasas saturadas tienen un impacto negativo sobre nuestro reloj interno. Esto significa que nos hace difícil dormir de forma profunda y que al día siguiente nos sentimos más cansados de lo normal. Los investigadores afirmaron que el cansancio que sientes después de comer comida poco saludable es muy parecido al cansancio que se produce con el jet-lag.

Aunque si estás pensando que comerse una hamburguesa al desayuno en vez de al almuerzo es demasiado para ti, no te preocupes, porque los investigadores también entregaron opciones para combatir las grasas saturadas que comes al almuerzo o durante la tarde.

1. Consumir una cantidad adecuada de ácidos grasos omega 3

loading...

Estos ácidos grasos contribuyen a disminuir la inflamación del cuerpo. Puedes consumirlos como suplementos alimenticios o comer más salmón, un pescado que está lleno de omega.

2. Consumir una dieta relativamente saludable la mayor parte del tiempo

loading...


Otra forma sencilla de controlar la inflamación de tu cuerpo es intentar comer una dieta saludable la mayor parte del tiempo. Es decir, comer saludable 6 días a la semana y comer lo que tú quieras sólo un día a la semana. De esta forma los efectos no serán tan notorios, no te sentirás tan cansado y tu cuerpo podrá lidiar de mejor manera con la inflamación.

Los investigadores concluyeron afirmando que añadir vegetales de hojas verdes (como la kale, la lechuga, la espinaca y la acelga) también ayudaban mucho al cuerpo a recuperarse.

¿Qué te parece a ti? ¿Qué opción te gusta más?