Esta historia es realmente conmovedora. Julia Washington y su esposo querían decidieron adoptar a tres hermanos: Michael, Jess y Camden. Ellos ya tenían dos propios, así que la familia creció de forma considerable. Mientras tramitaban el proceso, una trabajadora social llamó a la pareja para avisarles que había un cuarto hermano que también estaba en el sistema. Era un pequeño de 17 meses de edad, llamado Elijah.

Como la familia no podía seguir creciendo, Julia le contó del caso a su vecina y amiga Jay Houston. Jay, quien también es adoptada, ya tenía cuatro hijos; dos biológicos y dos que integró a la familia a través del sistema social. Sin embargo, al saber que uno de los pequeños quedaría a miles de kilómetros de distancia, decidió contactar a la trabajadora social para postular por su adopción. 

Finalmente todo salió bien. Y aunque los cuatro hermanos no vivirán bajo el mismo techo, sí podrán crecer juntos y verse prácticamente todos los días. Esta es una historia realmente maravillosa, conoce a los protagonistas a continuación:

Es impactante ver la bondad de las personas y lo fuerte que puede ser una amistad entre dos personas. Estas dos mujeres no iban a dejar que los pequeños perdieran a su hermano menor…

loading...

Julia y Jay viven muy cerca, por lo que sus hijos podrán verse todo lo que necesiten. Las dificultades separaron a estos hermanos, pero el amor los volvió a reunir. 

¿Qué te pareció la historia?