En otros artículos hemos ido viendo el proceso para poder cultivar nuestras propias fresas en casa, desde cómo podíamos conseguir las semillas de fresa, hasta cómo podíamos germinarlas para posteriormente trasplantarlas a nuestro huerto urbano.

Hoy les vamos a enseñar este último paso, ver cómo podemos plantarlas, los requerimientos y la forma mas sencilla de hacerlo. A través de un vídeo les mostraremos todos los pasos para que en pocos meses puedan disfrutar de sus frutos.

Tanto como si hemos sembrado las fresas, o hemos comprado las plantas en algún vivero, el procedimiento es el mismo. Una vez que ya terminó el invierno, en primavera podremos plantar nuestras fresas en una mesa de cultivo o maceta, realmente el contenedor es lo de menos pues la fresa no desarrolla muchísima raíz hacia abajo y por lo tanto cualquier recipiente con un mínimo de 10 cm de profundidad nos serviría.

Una cosa importante a la hora de poner nuestras plantas es que dejemos una distancia de plantación de unos 20 centímetros entre planta y planta para que puedan desarrollarse bien y nos den buenos frutos. Y si no tienen un apartamento o casa muy soleado, no se preocupen, al ser frutos del bosque las fresas crecen bien en sitios con poca luz.

Así que anímense a poner fresas en sus balcones o ventanas y en pocos meses podrán disfrutar de sus frutos.