Fresca, como de la vaca a tu mesa. Lala Fresca es saludable y sin hormonas artificiales.

Cuidar de la familia y los seres queridos es una prioridad para la mayoría de las personas. En la búsqueda por ofrecerles lo más fresco y natural, hemos  descubierto que tener una vaca en casa puede ser perfecto para obtener leche fresca de primera mano. Pero lo cierto es que, si bien son simpatiquísimas y ordeñarlas puede resultar divertido, ¡son más desastrosas de lo que imaginas!

1. Aman el glamour, y no dudarán en robarte tus artículos de belleza

loading...

2. Y no tienen idea de lo que significa el espacio personal

loading...

3. ¡Es que son muy cariñosas!

loading...

4. ¡Incluso con otros animales!

loading...

5. Se dice que son sociables

loading...

6. Y realmente sensibles

loading...

7. Por eso, ¡la consentirás tanto que todos querrán ser como ella!

loading...

8. De hecho, ella será la reina de tu jardín

loading...

Ahora bien, por muy tiernas y cariñosas, en realidad las vacas también son un poco complicadas… ¡Quizás no te conviene tener una de mascota!

Y es que, considerando las complicaciones que derivan de sus cuidados, todo el espacio que usaría y la falta de condiciones para asegurar su buena alimentación, lo mejor es reconocer que…

¡Tener una vaca es complicado, pero tener leche fresca y natural, no! Para eso, sólo basta tener en casa Leche LALA. De la vaca a tu mesa, Lala te cuida. ¡Y cuida a las vacas!