¿Eres de esas personas que no saben calcular cuántas tazas de arroz hacer para una cena y terminas con ollas y ollas de arroz blanco? Claramente la mejor opción no es tirarlo (aunque se te ha pasado por la cabeza y te hace sentir bastante culpable) pero dejarlo en tu nevera indeterminadamente hasta que se ponga malo tampoco es una opción ideal. Las recetas que te mostramos a continuación son lo mejor, no sólo porque te permitirán prácticamente comer una semana arroz de diferentes formas, sino porque además lo puedes hacer de una forma saludable y más balanceada.

1. La mejor idea es gratinarlo (ver receta)

loading...

Tastemade

¿Hay algo mejor que arroz, vegetales, jamón y queso derretido? No. No hay nada más delicioso que esto.

2. O usarlo para rellenar unos calabacines redondos (ver receta)

loading...

News Republic

Si tienes calabacines a mano quítales el interior y prepara un relleno con el arroz que te sobró. Hornea todos los que quieras y tendrás lista la cena y el almuerzo del día siguiente.

3. Puedes hacer croquetas (ver receta)

loading...

Planeta Joy

Crujientes y deliciosas, estas croquetas pueden hacerte el día y controlar el hambre.

4. O tortitas de arroz con verduras (ver receta)

loading...

Cook Pad

Si quieres añadir más verduras, entonces esta receta es para ti. El resultado te encantará, especialmente porque es más divertido que una ensalada.

5. Agrégale camarones y haz que las sobras se conviertan en la cena perfecta (ver receta)

Kiwilimón

Parecerá una cena muy elaborada y casi elegante, pero la verdad es que sólo usaste ese arroz que te había sobrado del otro día. Perfecto ¿o no?

6. O añade carne y vegetales y obtén tu propio arroz frito cantonés (ver receta)

loading...

Cocinillas

La preparación es más rápida que llamar a al comida china y pedir un delivery. Apuesto a que se convertirá en tu nuevo favorito.

7. Nunca está de más agregar vegetales y legumbres para obtener tu propia ensalada a base de arroz (ver receta)

loading...

News Republic

Añade tu proteína favorita (garbanzos o porotos negros son ideales) y pica finamente tus verduras favoritas. Sazona con limón y sal y tendrás una ensalada que no tiene nada que ver con esos platos llenos de lechuga.

¿Cuál es tu receta favorita? ¡Cuéntanos!