Cuando dicen que todos somos diferentes, es verdad. Pero a pesar de eso, hay muchas otras cosas que nos hacen iguales, o al menos parecidos, y que revelan increíbles aspectos de nuestra personalidad. La forma en la que duermes esconde un montón de información acerca de ti, especialmente la forma en la que tienes contacto con tus almohadas y la posición en que las usas. Descubre cuál es tu posición y qué es lo que revela acerca de tu personalidad, a continuación:

1. Perfectamente enrollada bajo tu cuello

Macarena Salinas/UPSOCL

Bueno, no sé qué tan común sea esta práctica… Pero si este es el tipo de relación que tienes con tu almohada, entonces tienes una tendencia a mantener una vida estructurada, con mucha claridad y organizada. Las personas con este estilo para dormir son muy eficientes en sus tareas del día a día, disfrutan de llevar una rutina específica para evitar el caos y encontrar la felicidad en los detalles.

2. Como si fuera tu cuchara pequeña

Macarena Salinas/UPSOCL

Esta es una posición muy común, ya que abrazar la almohada es una costumbre que se asemeja bastante a la posición de los niños pequeños cuando abrazan sus mantas. Probablemente estés pensando que entonces es una señal de inmadurez, pero no. Esta posición habla de una persona que está en búsqueda de comodidad y menos responsabilidades, sensaciones asociadas a la niñez. Pero también puede significar algo muy distinto: Instintos maternales, la necesidad de entregar cariño y proveer protección, ¿hay alguien tu vida que lo esté necesitando? Porque esa podría ser la explicación.

3. Totalmente aplastada bajo tu cabeza

loading...

Macarena Salinas/UPSOCL

Si en realidad no tienes un “orden” para usar tu almohada y terminas simplemente aplastándola, para encontrarla destruida a la mañana siguiente… Entonces probablemente gozas de una mente muy creativa y desinhibida, con un montón de ideas que quieres hacer al mismo. Por eso tu almohada es un desastre, hay muchas cosas pasando por tu cabeza.

4. Apoyada sobre la cabecera de tu cama

loading...

Macarena Salinas/UPSOCL

Esta forma de usar tu almohada habla de que eres una persona que se mantiene en estado de alerta, principalmente porque dormir no es algo que disfrutes mucho hacer. Tienes mucha energía, por lo que descansar es algo que parece más una obligación que algo que harías por placer, porque disfrutas mucho más estar haciendo cosas durante el día.

5. Enrollada alrededor de tu cabeza

loading...

Macarena Salinas/UPSOCL

Si esta es la forma en la que estás durmiendo, no es necesario que te preocupes, pero sí que prestes algo de atención a tu vida. Esto suele ser una señal de que algo falta en tu vida y estás buscando seguridad a la hora de partir al mundo de los sueños, algo así como un ancla, para sentirte a salvo. Pero en serio, tranquilidad. Solo debes encargarte de reconocer qué es lo que es y solucionarlo mientras no estás durmiendo, así verás como incluso tu posición natural para ir a dormir… Cambia.

6. Haciendo un sándwich con tus brazos

Macarena Salinas/UPSOCL

Un brazo bajo la almohada, otro sobre ella y tu cabeza entre ellos. Esa es la posición que caracteriza a las personas que tienen un muy buen sentido de empatía en sus vidas. Estás frecuentemente buscando la forma de ayudar a las personas que te rodean, resolviendo problemas y pensando en soluciones para todos.

7. Constantemente cambiando por el otro lado

loading...

Macarena Salinas/UPSOCL

Esto es algo que todos nos hemos encontrado haciendo, porque encontrar la posición perfecta para tu almohada puede ser complicado. Pero si más que un evento, esto es una constante en tus horas de sueño… Entonces podrías considerarte una persona ambiciosa. No significa que seas una personas volátil y que no puede comprometerse, sino que crees fuertemente en que las cosas siempre pueden ser mejores, porque la excelencia puede ser lograda. Además, no tienes miedo a probar cosas nuevas ni mucho menos aprovechar tus oportunidades.

8. En el suelo, lo más lejos posible de ti

loading...

Macarena Salinas/UPSOCL

Ya sea lo hagas antes de irte a dormir o inconscientemente mientras duermes, esta es una clara señal de que no estás conforme con la autoridad. Porque mientras te controlas durante la mayor parte del día, tu subconsciente está decidido a hacerse escuchar y no va a tolerar una maldita almohada si eso te hace sentir menos libre. Y honestamente, creo que esto me ha pasado más de alguna vez.

¿Puedes encontrar la relación entre tu forma de usar la almohada y tu personalidad?