Ser bajita no siempre nos parece una ventaja, especialmente cuando la gente pasa la mitad de tu vida preguntándote porque no creciste más. Pero es hora de dejar de ver esta característica como un defecto y empezar a verla como un ventaja, porque claramente podemos hacer cosas que los demás no. Yo lo llamo ‘mi pequeño super poder’. ¿Lo tendrás tú también?

1. Cabemos en el transporte público incluso en el horario punta

loading...

2. Somos capaces de dormir, cómodamente, en cualquier sofá o cama sin importar su tamaño

loading...

3. Jugar al limbo es extremadamente sencillo y siempre ganamos

loading...

4. Escondernos entre las personas o las cosas cuando no queremos que alguien nos vea

5. Escabullirnos entre la multitud, usualmente por lugares muy pequeños, para lograr llegar a donde queremos

loading...

6. Cabemos en todos lados, no importa qué tan pequeño sea el asiento del auto o de un avión: nosotras quedamos muy cómodas

loading...

7. Usar zapatos de tacón sin nunca vernos demasiado altas

loading...

8. Conocer el delicado arte de trepar por los muebles, especialmente los de la cocina, cuando necesitamos alcanzar algo

I didn't approve of this picture but it's true, a daily struggle. #ShortPeopleProblems pic.twitter.com/Kebax4OKUs

— kt (@wtvrkaty) November 1, 2015

9. La ropa de la sección petite se ha vuelto bastante linda con el tiempo y tus amigas altas te envidian por poder usar esa ropa

loading...

10. Pedirle a alguien que nos cargue es muy sencillo y rara vez se negarán, especialmente si le pides a tus amigos, hermanos mayores o novio (¡El mejor medio de transporte!)

loading...