Todos comienzan su día de alguna forma especifica. Algunos nos apresuramos en alistarnos para tomar el metro o el bus que nos dirige al colegio o trabajo, algunos otros preferimos ir en bicicleta o caminando. Fred Pitzner era un granjero retirado en Gaylord, Estados Unidos. Después de que falleció, los paramédicos de su ciudad recibieron una noticia bastante impresionante.

El Sr. Pitzner era conocido en su ciudad como un gran granjero y un amigo en los momentos más difíciles. Cuando él falleció, muchos ahí lamentaron por completo su muerte. Cuando les llegó la noticia al grupo de paramédicos del lugar, vino acompañada de una bastante sorprendente…

Como un regalo de su “legado”, el Sr. Pitzner decidió regalarles una nueva ambulancia, que cuesta alrededor de los 200 mil dólares. El equipo de paramédicos quedaron totalmente atónitos y muy agradecidos.

El jefe de los paramédicos, Tom Webster, decidió donar la ambulancia que ya tenían a un grupo en Comfrey, otra ciudad cercana a Gaylord. Desgraciadamente, antes de que esto se pudiera concretar falleció. Así que el grupo de paramédicos de Gaylord decidieron honrar de la mejor manera a su jefe y al Sr. Pitzer.

La ambulancia de Gaylord pasó a manos de Comfrey quienes se ofrecieron a donársela a otro grupo de paramédicos que nunca antes habían tenido una ambulancia propia, en Sanbord. Al final se creó una cadena de actos bondadosos y totalmente amables de parte de todos los grupos de paramédicos en honor al granjero de la ciudad y al jefe Webster.

¿Qué te pareció el gesto del Sr. Pitzner?