Un boston terrier llamado Libre vivía en una finca en Lancaster, Pensilvania (Estados Unidos) donde en teoría, lo estaba cuidando un criador. El 4 de julio de 2016 una mujer lo encontró, estaba prácticamente sin piel y luchaba por su corta vida. Aterrada, ella envió una foto al refugio Speranza Animal Rescue y ellos abrieron sus puertas para salvarle la vida. El criador dejó libre al cachorro y la mujer recibió instrucciones para llevarlo al lugar.

Libre tenía sólo siete semanas de nacido y sufría de un severo caso de sarna en la piel.

Por eso no tenía pelo, su piel estaba excesivamente seca y llena de heridas. Además, tenía una gran cantidad de infecciones secundarias; sus ojos tenían úlceras, había gusanos incrustados en su piel y estaba muy flaco. Sus probabilidades de sobrevivir eran mínimas.

loading...

Dillsburg Veterinary Center

Necesitaría un milagro, pero los rescatistas y doctores decidieron intentarlo.

Él merecía una segunda oportunidad. 

“Si no hubiera tenido la voluntad de vivir, hubiera fallecido una semana atrás”.

-Speranza Animal Rescue-

loading...

Dillsburg Veterinary Center

Sobrevivió la primera noche en el refugio.

Después fue trasladado al Centro Veterinario Dillsburg donde siguió su proceso de recuperación. Sus heridas abiertas e infecciones fueron tratadas con antibióticos, sacaron los gusanos de su piel e inició una terapia láser para tratar la sarna. Estaba un poco mejor e incluso pudo levantar su cabeza y comió un poco cuando intentaron alimentarlo desde la mano.

loading...

Dillsburg Veterinary Center

Pero todavía quedaba mucho por recorrer.

Su progreso iba acompañado de constantes decaídas; como cambios en las células blancas de la sangre y en la temperatura. Además se negaba a hidratarse por su propia cuenta, estaba deprimido y lánguido. 

loading...

Dillsburg Veterinary Center

loading...

Dillsburg Veterinary Center

Pero no se rendía.

Empezó no solo a sentarse por su propia cuenta, sino a pararse en sus cuatro patas. Su energía se iba recuperando y el necesitaba ganar peso. En todo ese proceso, muchos ayudaron haciendo donaciones, enviando juguetes, cartas e incluso una manta con su nombre tejido. 

Dillsburg Veterinary Center

Con el amor de las personas y los veterinarios que intentaban salvarlo, el futuro de Libre iba cada vez mejor.

Ahora era capaz de caminar y explorar el mundo exterior como nunca antes lo había hecho.

loading...

Dillsburg Veterinary Center

 

loading...

Dillsburg Veterinary Center

loading...

Dillsburg Veterinary Center

Los profesionales dicen que en un par de meses (septiembre de 2016), Libre estará 100% recuperado.

Y lo mejor, podrá encontrar una nueva familia que le de el amor y el cuidado que merece. 

loading...

Dillsburg Veterinary Center

loading...

Dillsburg Veterinary Center

Desafortunadamente, no hubo cargos en contra del dueño de Libre.

Se hizo una investigación y el dueño aseguró que antes de que Libre fuera rescatado, recibió tratamientos médicos a los que no respondió (¿pero qué clase de tratamientos?). Además, aseguró que su salud empeoró justo después de que se lo quitaran. No se pudo hacer nada, pero lo importante es que ahora está bien y en las mejores manos. 

loading...

Dillsburg Veterinary Center

Estas fueron las palabras de Janine Guido, fundadora del refugio, unos días después de su rescate:

“Me levanté llorando por ti. Pensar en ti acostado muriendo una muerte solitaria me duele más de lo que puedo describir con palabras. Pero por favor entiende esto, ya no estás solo. Tienes toda una villa detrás de ti. Has hecho llorar a miles de personas. Soñé que un día correrías por ahí moviendo la cola. Con una sonrisa en tu rostro y con una luz en tus ojos”.

-Janine Guido-

loading...

Dillsburg Veterinary Center

Definitivamente llegó al lugar indicado. Sólo vendrán cosas buenas para él.