Es cierto que son muchísimos los animales maltratados por el ser humano. Basta echar un vistazo en las redes sociales para ver cómo los perros son abandonados a su suerte sin alimento ni cuidado. Es triste, y por ello es que a diario se levantan movimientos de rescate para animales que se encuentran en estas condiciones. Pareciera ser que estas nobles intenciones a veces no dan a basto, sin embargo, así como abunda la desconsideración, también existen casos de enorme bondad y cariño por los más desprotegidos.

Este es el caso de Eric Stewart, un hombre que perdió la capacidad de caminar luego de sufrir un infarto cerebral. Estuvo años en esa situación, pensando que la vida era injusta y sin poder ver una luz al final del túnel.

Sin embargo, lentamente y con ayuda de especialistas, comenzó a recobrar sus capacidades motoras a tal punto que logró volver a caminar. La vida le estaba dando una segunda oportunidad y Eric bien sabía que la iba a aprovechar.

Un día, ya con la movilidad de sus dos piernas funcionando perfectamente, Eric paseaba por una playa en Sudáfrica cuando vio que un pequeño pingüino se arrastraba con dificultad por la arena. Lo miró fijamente y no pudo evitar verse a él mismo en el animal. El dolor y la incapacidad de caminar del pingüino llevaron a Eric a su época más difícil. Lo remontaron a la angustia, al dolor, al sufrimiento.

Entonces, no pudo evitar rescatar al pequeño. Lo tomó con los brazos y lo llevó a SANCCOB, un centro de asistencia especializado en animales.

loading...

SANCCOB

Para Eric, ayudar al pingüino era ayudarse a sí mismo en su época más difícil.

loading...

SANCCOB

En SANCCOB lo recibieron y dieron atención inmediata. Sin embargo, Eric sentía que todavía debía hacer algo más por él pingüino. Entonces, él mismo construyó un “andador” para que pudiera volver a movilizarse por su cuenta.

Tal cual. Eric, que conocía perfectamente la crudeza de no poder caminar, inventó un instrumento para que su nuevo amigo si pudiera hacerlo. Y dio resultado.

loading...

SANCCOB

“Cuando vi al pingüino por primera vez, los ojos se me llenaron de lágrimas y supe que debía hacer algo para ayudarlo”, contó Eric a News 24.

loading...

SANCCOB

Hoy, el pingüino tiene una excelente calidad de vida en las instalaciones de SANCCOB. Toma clases de natación 3 veces al día y cada vez es más independiente.

Esto es amor animal.

¿Tú qué opinas al respecto?