Gerald Rogers es psicólogo y consejero emocional. Estuvo casado con quien, según él, era “el amor de su vida”. Su matrimonio duró 16 años y, de pronto, las cosas comenzaron a salir mal y todo lo que había construido con su esposa se esfumó de un momento a otro. Aún así, él aprendió que quizá debió haberse comportado diferente, que quizá debió haber prestado más atención a su matrimonio y a su esposa, y es por eso que te recomienda las cosas que debes hacer si quieres salvar tu relación y mejorarla.

Pon atención, pues puede ser realmente necesario:

1. Nunca dejes de respetar a tu pareja

Nunca la percibas como alguien que te debe algo. Cuando le propusiste matrimonio le prometiste ser esa persona que con esmero protegería su corazón. Ese es el tesoro más importante que alguien ha podido confiarte jamás. Ella te eligió a ti, no lo olvides.

2. Cuida tu corazón

Así como proteges a tu esposa, cuida y protege también tu mundo interior. ¿De qué hablo?: que te ames tú mismo, y ames al mundo que te rodea, pero no olvides que hay una parte de tu corazón que debe estar consagrado a tu pareja y al que nadie debe tener acceso. Que ese espacio esté siempre dispuesto para ella.

3. Conquístense una y otra vez

Este mundo todo cambia y tú ya no eres tal como eras cuando te casaste, y dentro de cinco años habrá cambiado mucho en ti. Así mismo cambia la percepción que cada uno tiene del otro, pero recuerda una cosa: ella NO está obligada a quedarse contigo. Si no cuidas su corazón y la relación, lo más probable es que ella se vaya y no vuelva nunca. Conquístala cada día; cada día debe ser de cierta manera, como el primero.

music & her // ❥☮ {#BOSEatBONNAROO #sp}

A photo posted by Jordan Taylor Wright (@taylorcutfilms) on Jun 10, 2016 at 12:38pm PDT

4. Enfócate en lo bueno

Enfócate en lo que te gusta de tu pareja. Si sólo tienes en cuenta sus errores, entonces los verás a cada paso. Si en cambio te enfocas en ver lo que te gusta, entonces dentro de algún tiempo entenderás que te has casado con la persona más maravillosa en el mundo.

5. No trates de cambiar a tu pareja

Tu tarea es amar a tu pareja tal y como es, sin expectativas de que cambie, y si ella cambia, ámala de todas maneras.

6. Sé responsable de tus emociones

Sé responsable de lo que sientes. Tu pareja no está obligada a hacerte feliz, así como no depende de ella si eres infeliz o no. Tú mismo eres responsable de mantener tus sentimientos en equilibrio y ser feliz. Cuando eres feliz eso se ve reflejado en la calidad de la relación.

7. No culpes a tu pareja de tu ira o tristeza

Si estás triste o enfadado no la culpes. Tus emociones son TUYAS, no las de ella, y eres responsable de manejarlas correctamente. Nadie dijo que no las compartas, pero no debes culparla.

fallen so hard for you. #goalch

A photo posted by Jess Bauer (@jessbauer) on Jun 27, 2016 at 5:25am PDT

8. Permítele ser tal como es

Cuando esté triste, no trates de decir algo para cambiarlo. Quizá te preguntes ¿por qué?, porque es mejor abrazarla y recordarle que estás ahí para ella. Que ella sepa que tú estás dispuesto a escucharla, que es muy importante para ti y que eres alguien en quien siempre podrá confiar en los momentos difíciles.

9. No temas a lucir tonto

No te lo tomes todo tan en serio, ríete, y haz que tu pareja también se ría y se divierta. La risa alivia casi cualquier situación.

10. Haz que se sienta especial

Haz que se sienta como un rey o una reina. Piensa en diferentes formas de expresarle tu amor (no hay que ser demasiado “meloso”, eso sí). Pídele que haga una lista de las cosas que la harían sentir especial (e intenta hacerla realidad).

11. Preocúpate de estar presente

Dedícale no sólo tiempo, sino una parte de tu vida. Haz todo lo posible para sacar de la cabeza todo lo que estorba cuando compartan un tiempo especial juntos. Suena extraño, pero muchos recomiendan tratar a la pareja como si se tratara de un cliente muy valioso.

12. Acepta su sexualidad

Permítele estar en contacto con su propia esencia y cuerpo. Déjala sentirse cómoda y expresarse.

13. No tengas miedo a equivocarte

No seas idiota. Y no tengas miedo de parecerlo. Todos somos personas y es natural que nos equivoquemos. Lo importante es aprender de los errores, no repetirlos.

14. Dale su espacio

La dedicación de las mujeres a su pareja casi siempre es envidiable, pero ellas también necesitan tiempo para estar con sí mismas. Tal como todos, a veces necesitan salir de la vida cotidiana, buscar algo que les dé fuerzas y las renueve. Si no te opones a la libertad de tu pareja, ella será cada día más interesante, y estará más feliz.

Sparks fly @alexysgabrielle

A photo posted by Cody Johns (@codyjohns) on Oct 11, 2015 at 3:25pm PDT

15. No temas a mostrarte vulnerable

Comparte con ella tus miedos y sentimientos. Ten el valor de aceptar tus errores.

16. Siempre sé honesto

Si quieres que ella te confíe sus secretos, entonces tú también debes compartirle los tuyos, incluso aquellos que pueden causar dolor o miedo.

17. Crece como persona junto a tu pareja y con ella

Así como las aguas estancadas son un perfecto caldo de cultivo para los mosquitos que portan la malaria, y tus músculos se atrofian si no los usas, en las relaciones de pareja (como en todas) es necesario encontrar intereses comunes, compartir los sueños e ir juntos hacia adelante, sin dejar morir la dinámica, porque la rutina y el estancamiento matan el amor.

A photo posted by JAY ALVARREZ (@jayalvarrez) on Jan 4, 2015 at 2:08pm PST

18. No te enfoques en el dinero

Nunca. El dinero es como un juego y para ganar necesitas jugar en pareja, no uno en contra del otro.

19. Aprende a perdonar

No vivas en el futuro ni en el pasado; no permitas que el pasado te atrape. No perdonar los errores, sin importar quien los cometió, es un lastre que impide progresar. El perdón es libertad.

20. Pase lo que pase, SIEMPRE elige AMAR

Al fin de cuentas este es el único consejo que necesitas. Si el amor es la base de la relación hay, en realidad, muy pocas cosas que podrían amenazar tu matrimonio, y esas cosas se pueden solucionar si hay amor. El amor siempre gana.

*BONUS: No la hagas sentir ignorada o desplazada.

Tenlo presente.