Las relaciones amorosas son todo un mundo, pero cuando se trata de las mujeres, muchas tenemos algo en común: queremos cambiar al otro. No sé cómo ni cuándo fue que comenzó todo, pero pareciera que desde siempre las mujeres somos un cliché que anda en búsqueda de hombres difíciles y malos, mientras que a los buenos los encontramos aburridos y sin gracia. ¿Es una estupidez? Sí, ya lo creo.

loading...

One Day

Es que es un patrón que se repite una y otra vez, la historia de la chica que se enamora del chico malo y lo quiere cambiar, pero finalmente todo se va al carajo… ¿Cómo podemos llegar a creer que un verdadero idiota puede convertirse en el amor de nuestras vidas? Aún sabiendo el daño que nos hace…

Incluso podemos remontar todo el tema más de cien años atrás, cuando Jane Austin escribía Orgullo y Prejuicio. En la novela, nadie se cuestiona que Mr. Darcy sea el galán codiciado por todas, cuando en realidad, en más de alguna oportunidad saca a relucir su mal carácter, frialdad y prepotencia.

Su encanto era un cliché del patán. Por ejemplo, cuando él habla de Lizzie Bennet para referirse a “una chica tolerable pero no lo suficiente hermosa como para tentarlo”… no había duda y aún así, las mujeres lo aman e idolatran.

loading...

Orgullo y Prejuicio

Alguna vez alguien escribió:

“Si un hombre no está contigo, no te quiere y nunca te querrá, debes moverte y buscar otra cosa. Si ese sujeto te engaña, acéptalo, te engañará por el resto de la relación y no cambiará. Si tú eres con quien ese hombre engaña, ¿qué esperas?, ¿que contigo sea diferente? No pasará”.

Y no puede ser más cierto.

Orgullo y Prejuicio

Y así como en el mundo de la literatura hay ejemplos de patanes, las películas también hacen su parte en este tema. Sólo basta con mirar personajes como Edward Cullen (frío, distante) o Christian Grey (derechamente manipulador). Son malos, misóginos, y conquistan a buenas chicas que creen que los puede cambiar.

loading...

50 Sombras de Grey

La pobre Bella Swan apenas se podía creer que el vampiro más guapo de la escuela se enamorara de ella, aunque él calcula todos sus movimientos. La chica desde el momento en que lo conoce está dispuesta a sacrificar todo por él.

Pero todas las mujeres caemos en lo mismo constantemente. Buscamos al chico malo, al que está comprometido, al atormentado, al que no nos quiere de vuelta… la pregunta es ¿por qué?

loading...

One Day

Pero lo que todas tenemos que entender es que el hecho de que Lizzie haya hecho cambiar a Mr. Darcy, quien finalmente se digna a estar con ella, es la EXCEPCIÓN. Estas historias son ficción, por algo no son reales.

loading...

Un Tranvía Llamado Deseo

Eso se llama inseguridad. Llevamos años intentando buscar cambiar al otro, porque eso le da más emoción a nuestras vidas, y el esfuerzo hace que los días valgan un poco más la pena. Considera la historia de Un tranvía llamado deseo, en la que ella espera con fervor que de una vez por todas un hombre la rescate… ¿en realidad necesitamos de un hombre para sobrevivir?

¿Quieres soportar toda la vida a un amor en el que no confiarás nunca por completo? Sigue ahí; si no, muévete y encuentra a alguien que te haga verdaderamente feliz.

loading...

Un Tranvía Llamado Deseo

Este es un problema mundial, si no es nuestro caso, seguro tenemos una amiga o alguien cercano que ha pasado por lo mismo. Pero las cosas no van a cambiar y hay que dejar de intentarlo, por nosotras mismas, por nadie más.

Lo único que queda por decir es: dejemos de creer que el hombre patán, perfecto para “cambiarlo con nuestro amor” es una opción, y pongamos en duda nuestro amor propio.

¿Te sentiste identificada?