Convertirte en mamá o papá no es una tarea fácil. Aunque obviamente es una de las etapas más importantes y bellas por las que podemos pasar, tenemos que tener en cuenta que es una gran responsabilidad la elección de traer un pequeñito(a) al mundo. No solo se tiene que poner todo lo mejor de uno para poder criar a una persona buena, y con grandes valores, sino que también serán el reflejo de lo que somos. 

Hoy, con 23 primaveras, me he ido dando cuenta de lo mucho que me parezco a mi madre en detalles como los gestos o incluso mis maneras de vestir. Es obvio porque desde que nacemos nuestro modelo a seguir siempre son nuestros padres.

loading...

Instagram

Si yo me pongo a recordar cuántas veces intenté ponerme sus botas largas y bailar con el vestido de gala más bello que tenía, me doy cuenta que hoy, ese estilo de botas y ese estilo de vestido también los elegiría. Mi mamá me enseñó a respetar y amar mi cuerpo. También me enseñó a que la única dueña de ello soy yo.

Son nuestros padres los que nos enseñan a amar y respetar nuestros cuerpos, en 8 diferentes maneras:

loading...

Tumblr

1. Enseñarles a tratarse con compasión

En una rutina del día a día, uno va acumulando no solo responsabilidades, sino una gran cantidad de estrés propio. No es fácil llevar el ritmo de la monotonía y por más que nos presionemos a ser los mejores, hay que mostrarnos un poco de compasión. Es importante considerar que nuestro cuerpo se cansa y necesitamos ese descanso anhelado sin más presiones.

2. “Curar” la dureza practicando la gentileza

La gentileza es el antídoto para casi todo. La gentileza tiene ambas caras de la moneda, suave pero fuerte, todo al mismo tiempo. Mostrarle eso a tus hijos es bastante importante porque así comienzan también a controlar sus estados de ánimo, que pueden llegar a ser ansiedad por ejemplo, con la gentileza.

3. Usa la palabra “suavizar” en tu vocabulario del día a día

loading...

Tumblr

Las personas tendemos a ser fuertes con nosotros mismos y muy aparte de mostrarnos compasión y ser gentiles, debemos de ser suaves también. No siempre seremos los número uno, ni tampoco tenemos que serlo. Hay momentos en la vida en la que nuestro cuerpo y mente merecen un descanso para seguir, después.

4. Sanar la prisa

Lo entiendo, casi siempre tenemos muchas cosas que hacer y muchos lugares a done ir. Pero, eso no significa que tenemos que presionarnos al punto de alocarnos. Tratar tu cuerpo con respeto es decir “está bien, tomaré esto con calma”.

5. Enseñarle a los hijos a descansar

loading...

Tumblr

Hacerle entender a un niño que su cuerpo merece respeto y amor es importante, porque si la salud nos comienza a fallar, todo nuestro mundo, por consecuencia también. Aunque seamos muy organizados con nuestros tiempos, emociones, etc, tenemos que darnos un respiro… tenemos que darnos un descanso.

6. No hacer otra cosa al momento de comer

¡Este punto es importante! Sobre todo hoy en día que todo gira entorno a las redes sociales y los celulares que nos da el acceso. Cuando comes tranquilamente y tu mente está concentrada en eso, significa que tu alimentación va por un buen camino. Pero, si haces mil cosas a la vez mientras que comes, no llegas ni a digerir. Un problema para el cuerpo que debes de evitar.

7. Tratar a tus hijos con cariño

Darle un abrazo, un cariñito de vez en cuando a tus hijos, les da una gran motivación para seguir adelante. Si los tratas con el amor que se merecen harás que todo lo que les importa (incluyendo su cuerpo) lo lleguen a tratar de la misma manera.

8. Mirar a tus hijos con consideración

Tumblr

Hay que saber enseñarles el verdadero significado de la vida. Y siempre recordarles el valor que tienen ellos como personas en su propio muno.

¡A ser que los hijos sean grandiosas personas y aprendan a amarse siempre!