La delgada línea que separa al flirteo de la infidelidad se hace todavía más difusa cuando se traslada al terreno de las redes sociales, donde la interacción con desconocidos ocurre con facilidad.  Al no contar con un límite exacto para el momento en el que el coqueteo se convierte en una verdadera amenaza para la relación se hace necesario conocer la opinión de una voz experta.

Por esta razón el portal británico The Independent consultó a la consejera Denise Knowles al respecto:

“Nunca diría que el flirteo es engaño como tal”.

“Lo es sólo si empieza a causar daño o su intención es causar daño, o cuando estás ocultando, ahí es cuando la traición ocurre y puede ser muy dañina”.

loading...

Lo mismo ocurre en las plataformas digitales:

“Si estás teniendo una conversación con alguien y se entiende de tu lado y de su lado que sólo es un poco de diversión inofensiva y tu pareja también lo entiende, entonces lo puedes disfrutar”.
“Pero si estás coqueteando y la otra persona no está segura de los límites o si tu pareja está infeliz con la forma como te estás comportando con otros hombres y mujeres y continúas comportándote como tal, esto puede ser muy dañino”.

loading...

Básicamente, los principios de aquello que está correcto y lo que definitivamente es un error son los mismos, en persona y en interacciones virtuales:

“Si estás tratando de ocultar algo, ese es el factor de la traición”.

Si a alguien le preocupa el aparente flirteo que su pareja podría estar cometiendo, no debería acusarlo frontalmente, sino abordar la situación “con curiosidad”:

“Le preguntaría si está fisgoneando”.

“Si está fisgoneando pensaría ‘¿está ocurriendo algo más?'”.

loading...

Lo más importante es que la mejor forma de resolver aquello que te molesta es conversando, incluso con la ayuda de un especialista si es necesario.