El orgasmo femenino sigue siendo un misterio para muchos, especialmente cuando hablamos de lo que genera en nuestro cuerpo y de las diferentes formas que existen para lograrlo. Hasta ahora se creía que existían sólo tres maneras de tener uno: estimulando el clítoris, estimulando la vagina o una combinación de ambos a la vez, pero un estudio que se decidió a investigar al respecto parece indicar que hay muchas otras formas que ni siquiera habíamos tomado en consideración.

La investigación, publicada en el journal de Psicología y Neurociencia Socioafectiva y realizada por investigadores de la Universidad Concordia de Canadá, han descubierto que las mujeres pueden llegar a tener un orgasmo al ser estimuladas en zonas que no necesariamente parecen erógenas a primera vista. Estos lugares son: labios, pezones, orejas, cuello, dedos de la mano y dedos de los pies.

loading...

iStock

Por supuesto que se sabe que estimular estas zonas puede producir placer, pero hasta ahora nunca habíamos llegado a saber que, de ser estimuladas de forma correcta, nos podían llevar al clímax.

loading...

Lo interesante de todo esto es que, además, los científicos están re-definiendo lo que se entiende por orgasmo femenino. Después de leer y revisar gran parte de la literatura científica que se ha escrito respecto a este tema, determinaron que las mujeres pueden experimentar una gran variedad de experiencias orgásmicas que, a diferencias de lo que pasa con los hombres, pueden provenir desde diferentes lugares del cuerpo y tener diferentes tipos de intensidad.

loading...

iStock

La conclusión, eso sí, no es muy alentadora porque aunque revisaron material biológico, psiquiátrico, epidemiológico, teorías de la evolución, fisiología, teorías feministas y teorías neurocientíficas, simplemente se dieron cuenta de que su estudio confirma algo que ya muchos sabemos: que el orgasmo femenino es potente, misterioso y muy diferente a lo que experimentan los hombres.

Si te interesa mirar el estudio en inglés, no dejes de hacerlo. A pesar de su conclusión, es interesante ver una discusión tan bien escrita acerca de la historia del orgasmo femenino.