En las heladas aguas del lago Baikal, Rusia, el fotógrafo Alexey Trofimov estaba intentando una vez más conseguir alguna fotografía de las focas de hielo, que son muy tímidas, prudentes, miedosas e igualmente curiosas con los humanos. De pronto miró que había una cría y cuando se acercó vivió uno de los momentos más “especiales y raros” de su vida, como él lo llamó.

Alexey puso estar a tan sólo unos metros de distancia del impredecible animal, y este ni siquiera se incomodó con su presencia. De hecho, le permitió hacer esta espectacular sesión de fotos.

loading...

AT

Durante tres años había estado tratando de fotografiar algún ejemplar, pero el fracaso era el pan de cada día. Esta vez, la linda foca bebé posó para el lente de Alexey y esperó quieta y tranquila, mientras el hombre buscaba distintos ángulos.

loading...

AT

loading...

AT

loading...

AT

Hasta el corazón más helado se puede derretir al ver a esta linda criatura de pelaje esponjoso y blanco, enormes ojos vidriosos y remarcados bigotes.

loading...

AT

loading...

AT

loading...

AT

Con su pelaje blanco esponjoso, enormes ojos vidriosos y la onda amable, la cría de foca helada es bastante lindo para derretir incluso el más frío de los corazones.

loading...

AT

loading...

AT

¡Qué sesión fotográfica tan adorable!