Está claro que cuando comenzamos una relación deseamos que todo salga perfecto. Ni un solo cabellito fuera de lugar y mucho menos algún sonido u olor extraño que nos deje más avergonzados que nunca. Pero, conforme va pasando el tiempo, la confianza va construyéndose de una manera tan natural que lo que menos ocultamos es lo que de verdad somos... incluyendo los ocasionales gases que se nos escapan por ahí.

Aunque para muchos puede ser difícil confesarlo, los que llevamos una relación estable sabemos que los gases, con el tiempo claro, se vuelven un tema bastante chistoso.

Y bueno, cómo ocultarlo si nuestro sistema digestivo no está para abstenerse en emitir sonidos cada que la digestión lo exija. ¡Sólo quiere que lo dejes ser! Y qué mejor que encontrar ese balance entre lo romántico, chistoso, tierno y asqueroso.

Pero, para aquellos que les cueste mucho aceptar el hecho de que tirarse pedos con tu pareja cerca es algo muuuuuuy normal, les damos algunos pasos para poder enfrentarlo:

1. ¡Lo primero es asumir!

loading...

Todos saben que los pedos son parte de nuestra vida. Y por favor díganme que no cuando afirmo que todos los días aunque sea unito por ahí se nos escapa.

2. Porque no hay nada que temer

loading...

Es algo muy natural del ser humano.

Y RECUERDA:

3. Los pedos demuestran amor y mucha comodidad

loading...

Sobre todo comodidad con tu pareja. ¡Es esencial!

4. Aparte que generan complicidad de pareja

loading...

Si están en público y a alguno se le escapa un pedito ya tienen una miradita precisa para decirse … ¿fuiste tu no? -¡sí!

5.  Y los chistes internos son los mejores… definitivamente

Ese gif habla por mi.

Así que chicos ya saben, tirarse pedos en frente de la pareja es algo muy natural y solo parte de una relación. ¡A soltar y ser felices!