Recientemente, una mujer llamada Carmen Marín dio muchísimo de qué hablar en España después de haber sido acusada de matar, junto a un cómplice, a más 2 mil perros y gatos. La mujer era la presidente de una asociación defensora de animales en el sur del país europeo y hoy enfrenta un juicio en Málaga desde mediados de noviembre, 2016.

El refugio donde Carmen Marín era presidenta, operaba también como peluquería, residencia y clínica privada para animales.

Pero, el problema es que la mujer no tenía ni título de veterinaria. Y al investigar más a fondo, el fiscal dio como conclusión que la mujer junto a un empleado llamado Felipe Barco, “han sacrificado y entregado para su incineración entre enero 2009 y octubre de 2010 alrededor de 2,183 animales”.

loading...

EFE

“Para llevar a cabo estas exterminaciones masivas y programadas (…) se desconectaban las cámaras de seguridad del centro y se conectaba la música a la megafonía del centro a alto volumen” para acallar “los alaridos de los animales”.

-Fiscal del caso-

La acusada, por su lado, ya negado todos los hechos defendiéndose diciendo que ella le tiene fobia a poner inyecciones, y que encima “tiene que mirar hacia otro lado porque no puede ver cómo se clava la aguja”.

Ahora, Carmen podría estar condenada a 4 años de prisión por maltrato animal, ejercicio ilegal de la profesión de veterinario y falsificación de documentos. La última sesión será el 9 de diciembre de 2016.

loading...

AP

¡Esperemos que se haga justicia por tantos animales inocentes e indefensos!