Jessica Dunn sólo tiene ocho años pero ya ocurrió algo que quisiera borrar de su memoria. Cuando ella y su madre, Lisa, se disponían a cambiar el comedero que tenían en el jardín de su casa, ubicada en Sussex (Inglaterra), la pequeña se encontró con una triste sorpresa. Dentro del comedero estaba atrapado el cuerpo sin vida de un ave.

loading...

Mercury Press

Lisa le comentó al diario británico Metro que desde entonces su hija ha tenido miedo de regresar al jardín:

“Salimos con comida extra porque la temperatura era de -7 ºC aquí”.

“Ella está absolutamente devastada y se niega a ir al jardín ahora”.

loading...

Mercury Press

Solo tenían la intención de hacer algo bueno al poner la comida afuera. Nunca pensaron que el comedero se convertiría en una trampa mortal:

“Me siento realmente culpable porque de hecho cuando miras el diseño es obvio que aunque el comedero podría funcionar para aves pequeñas, para las grandes es una trampa mortal”.

El cuerpo del ave estaba tan enredado dentro del comedero que su hijo William tuvo que cortar los cables para remover el cadáver.

loading...

Mercury Press

Westland Horticulture, la compañía fabricante del comedero confirmó que había recibido reportes de incidentes similares y ha hecho lo posible por retirarlo del mercado.