A los 20 años Shannen Roan era obesa y quedó embarazada, pero no imaginó que su vida se iba a convertir en un drama a raíz de esto. A las 26 semanas de gestación, los doctores diagnosticaron que una bacteria llamada Estreptococo del grupo B, se albergaba en sus genitales y podía haber contagiado a su bebé.

loading...

Normalmente estas bacterias son inofensivas en los adultos.

Se albergan en la zona del recto y a veces alcanzan la zona de la vagina. Pero si la mujer está embarazada es probable que cause problemas de sangrado, y contagie al bebé durante su gestación o durante la labor de parto. El sangrado continuo, fue lo que alertó a Shannen.

 

loading...

“Aproximadamente entre un 10 y un 30% de las mujeres embarazadas están ya contagiadas con la bacteria del estreptococo en la zona genital. Mientras que la bacteria es inofensiva en los adultos sanos. Puede causar serias infecciones en los bebés, e incluso la muerte”.

-según el portal BabyCenter.-

Al tiempo, la barriga de Shannen había crecido tanto que los doctores no alcanzaban a detectar los latidos de su bebé en medio de las capas de grasa. Durante ese periodo, los doctores pensaron que su bebé había muerto en el útero. Roan estaba devastada.

Su salud física cambió notoriamente, Roan perdió vitalidad y cayó en coma. Los doctores no podían aplazarlo más y decidieron practicarle una cesárea para extraer el feto muerto. Pero tal fue su sorpresa cuando encontraron que el niño, seguía vivo.

Como si supiera de su milagro de vida, Roan pronto despertó del coma para conocer a George, su hijo. Quien, como era de esperarse contrajo algunas alergias debido a su contacto con la bacteria.

loading...

PIC FROM Caters News

Mientras pasaba de amamantarlo, a darle alimentos sólidos, notaron a George se enfermaba si consumía alimentos que no fueran carbohidratos.

Shannen comenzó a ganar más peso mientras su autoestima de desplomaba.

loading...

PIC FROM Caters News

La mujer no dudó en inscribirse a un programa de pérdida de peso, tan pronto dejó de amamantar a George. Y así, dispuesta a cambiar su hábitos alimenticios, le pidió a la vida una segunda oportunidad.

Con disciplina y paciencia Shannen perdió 45 kilos.

loading...

PIC BY Mikey Jones/Caters News

Llegó incluso a coronarse como la campeona de la categoría “Más delgados” de ese año, entre los participantes menores de 25 años.

loading...

Y para los que se preguntan por George, él se recuperó rápidamente de la enfermedad de sepsis, causada por la presencia de bacterias dañinas en su organismo.

loading...

PIC BY Mikey Jones/Caters News

“Este pequeño fue un gran luchador”

-comenta su madre-

“Aún cuando los doctores me habían dicho que murió, él se las arregló para mantener vivo”.

Ahora, esta orgullosa sobreviviente, y su hijo, comparten ahora esta historia para alertar a las mujeres acerca de los riesgos que tienen de contraer la bacteria del Estreptococo del grupo B.

Dado que la bacteria no presenta síntomas aparentes, las mujeres pueden no saber que portan la infección. Cabe anotar que la Asociación de Embarazos de Estados Unidos ha dicho que no todos los bebés cuya madre ha sido diagnosticada con esta bacteria, nacerán enfermos. Sin embargo durante el embarazo, se practica el examen diagnóstico como rutina, al menos 5 semanas antes del parto.