Constantemente cientos de mujeres son víctimas de abusos y, peor, ataques sexuales que dejan una marca física y psicológica que tarda en sanar. Ante esto, las víctimas suelen sentir temor a sacar la voz y denunciar a sus agresores, pues creen que estos pueden vengarse de una manera. O, peor aún, muchas veces no hablan porque saben que la justicia probablemente no les crea y se queden solas luchando contra quien las atacó.

Así fue como le pasó a Ana, una chica guatemalteca que llegó a España escapando de las atrocidades que le tocó vivir en su país. Para cuando llegó a su nuevo hogar nadie la tomaba en cuenta, excepto un profesor universitario que pronto se convirtió en el único amigo que Ana tenía. Sin embargo, en lugar de apoyar y cuidar a la chica, este hombre prefirió aprovecharse de la situación y comenzó a abusar de ella poco a poco hasta llegar al punto de violarla y humillarla en reiteradas ocasiones.

“Dije que no. Siempre dije que no: lo expresé con palabras, con forcejeos, con llantos. Pero él no paró. Así que en algún momento, simplemente, mi ánimo se quebró y mi voz se ahogó. Para él fue una victoria y ya no hubo límites

-Ana en su sitio web “Yo te creo”

Ana tenía miedo y no sabía qué hacer. Ni siquiera podía defenderse, pues el hombre se volvía cada vez más violento. Hasta que un día se cansó y decidió denunciarlo. Pero lo peor de todo no fue la denuncia, sino que nadie le creyó e, incluso, la justicia la atacó y culpó.

La chica estaba devastada y se sentía más humillada aún, pero quería contar su historia. Así que un día decidió comenzar a dibujar todo lo que le había pasado y creó un cómic contándolo todo. Además, creó una iniciativa en redes sociales llamada #YoTeCreo, en la que muchas personas muestran su apoyo y la ayudan a diario.

En el cómic Ana se comparaba con una muñeca

loading...

Yo te creo

Muestra cada horror que le tocó vivir gracias a ese hombre

loading...

Yo te creo

El hombre la manoseaba incluso cuando ella estaba dormida

loading...

Yo te creo

Hacía con ella lo que se le ocurriera

loading...

Yo te creo

Incluso la trataba de “perra” o “puta”

loading...

Yo te creo

De hecho, la obligó a llamarlo “amo” y a repetirle que era “su puta”

loading...

Yo te creo

La humillaba y destruía

loading...

Yo te creo

Además, la hizo ver pornografía y luego la penetraba analmente

loading...

Yo te creo

Ana estaba realmente avergonzada y no sabía a quién acudir

loading...

Yo te creo

Un día se armó de valor y le contó a una amiga

loading...

Yo te creo

Y luego fue a denunciar a su agresor a las autoridades, pero la justicia no le creyó e incluso trató de convencerla de que ella era la culpable

loading...

Yo te creo

Se había quedado sola en el mundo frente a su agresor, pero gracias a su cómic miles de mujeres le muestran su apoyo y le agradecen que haya tenido esta idea para mostrar que nadie está solo.

Si le crees a Ana, cuéntaselo.