Me da muchísima pena cuando dejan plantados en el altar a un novio o una novia. Nadie merece eso. Son meses de preparación, de invitación, de dinero para que te dejen por las más diversas razones, ninguna tan buena para compensar ese roto corazón. Espero no me pase nunca. Como sea a esta mujer la dejó su novio plantada en el altar por estar “demasiado gorda” pero cuando cambia, él se arrastra por esta con ella, ¿tú que piensas? Lee la historia para poder comprenderla.

Pamela Doyle no tenía los mejores hábitos alimenticios, pero creía que su novio de la secundaria y ella estaban enamorados. Cuando llegó el momento de lo que se suponía era una boda de cuento de hadas, el novio la dejó en el altar. Lo que empeoró fue que el novio le dijo que la había dejado por estar demasiado gorda.

loading...

SWNS

“Me propuso en 2009” dijo la mujer. “En ese tiempo pesaba alrededor de 238 libras (107 kilos) e hice esfuerzos simbólicos para controlar mi peso. Iría a una o dos clases, perdería un par de kilos y luego me rendiría”.

Doyle creía que había conocido a un hombre que la amaba. Ella iba a estar casada con su novio de mucho tiempo en una boda de cuento de hadas en un castillo de Glasgow, Escocia.

Pero justo antes de que pudieran decir “acepto” el novio la dejó plantada en el altar.

loading...

SWNS

Dijo que estaba harto de sus “problemas de peso” y luego terminó el matrimonio. Doyle, devastada, dijo que era la sacudida que necesitaba para cambiar su vida.

“Él terminó la relación debido a mi peso y a lo que significaba” dijo. “Lo estaba haciendo miserable según él. Estaba devastada, pero era lo que necesitaba para estimularme a perder peso”.

Así se ve hoy:

loading...

SWNS

Doyle pesaba 107 kilos. El constante juicio de otras personas arruinó su confianza y le hizo temer salir de casa.

“Incluso hacía mis compras en línea porque no podía enfrentar a las personas. Ahora me siento increíble” dice. “He recuperado mi confianza y no creo que mi ex pueda creer sus ojos cuando me vea”.

loading...

SWNS

Mi peso me hizo sentir muy deprimida” dijo Doyle. “Estaba de mal humor y cuando mi novio regresaba me escondía y no salía de la habitación. Él me intentó hacer comer sano pero yo era difícil“.

loading...

SWNS

Admitió que se volvió adicta a la comida de comodidad, comiendo macarrones con queso, Big Macs y bocadillos poco saludables. Pero después de la separación, contrató un entrenador personal para ayudarla a superar sus problemas de salud física y mental.

Pamela fue capaz de bajar su peso a 147 libras (aproximadamente 67 kilos) y logró cambiar su estilo de vida.

Doyle dice que no culpa a su ex novio por haber cancelado la boda, de hecho, dice que él está completamente maravillado. Tampoco descarta volver a estar con él.

loading...

SWNS

¿Volverías con tu ex después de que te dejara plantada por “estar muy gorda”?