¿Te imaginas si los árboles pudiesen hablar? Definitivamente este bonsái de 391 años tendría muchas historias que contar. Fue plantado en 1625 y ha vivido muchos procesos histórico en sus casi 4 siglos. Ubicado actualmente en el Arboreto Nacional de Estados Unidos en Washington D.C., fue regalado a dicho país por el Maestro de Bonsáis Masaru Yamaki en 1976. Poco sabía el Arboreto que esta planta en miniatura escondía un secreto especial.

La familia Yamaki vivía a 3 kilómetros de donde las fuerzas americanas dejaron caer la bomba atómica de Hiroshima en 1945. Este catastrófico evento mató 140.000 personas y efectos en la ciudad que duraron por décadas.

Sin embargo, Yamaki, su familia y el bonsái, que estaban dentro de la vivienda al momento de la explosión, no fueron dañados de forma alguna. El árbol fue donado más tarde a la sección Museo del Bonsái Nacional y Penjing, con motivo del bicentenario norteamericano.

loading...

USDA-U.S. National Arboretum

Sin embargo, la conexión de este árbol a Hiroshima fue revelada recién en 2001. cuando los nietos de Yamaki visitaron la colección y decidieron relatar su historia.

En la actualidad, aunque ésto no se mantiene en secreto, tampoco es anunciado con relevancia, pues el árbol es, en realidad, un símbolo de amistad y de unión entre dos culturas.

“Hay un tipo de conexión con un ser viviente que ha sobrevivido en esta tierra a través de quién sabe qué. Estoy en su presencia, y estuvo en la presencia de otra gente hace mucho tiempo atrás. Es como tocar una parte de la historia”.

Kathleen Emerson-Dell, Curadora Asistente del museo.

loading...

reddit

¿Qué te parece la gran historia de este pequeño árbol? ¿Te gusta lo que simboliza?