Muchas veces discriminamos a otras personas no porque seamos “malos”, sino por desconocer su situación o simplemente no encontrar la forma correcta de reaccionar. Toda una polémica se encendió en un pueblito de Reino Unido, después de que el cajero de una tienda “Poundland” (algo así como la tienda de dólar) no accediera a venderle un lego a un niño con discapacidad.

Liam Townsed es un niño con ciertos problemas de aprendizaje y estuvo algunos días ahorrando para comprarse un lego en la tienda del “pound” (más o menos como un dólar).

loading...

solentnews

Liam y su tutora, Claire, fueron a la tienda y cuando el niño se propuso a pagar por su juguete, el cajero se lo negó. Estaba pagando con una moneda de 50 y el faltante con unas más pequeñas.

Según él, no podía aceptar esa clase de dinero tan pequeño.

loading...

reuters

Claire hizo todos sus esfuerzos para explicarle al cajero que Liam había tardado mucho en reunir el dinero y que era importante para él comprar el lego, pero no hubo forma de convencerlo y se debieron ir sin el juguete.

“Nos tuvimos que ir del lugar porque era muy incómodo cómo todos miraban a Liam. Al final, él estaba muy confundido y solo repetía que quería su LEGO. Llamé al servicio de clientes de Poundland para poner una queja y la supervisora comentó que investigarían el caso. Además, no entendía por qué hubo tanto lío para vender un juguete”.

loading...

reuters

La tienda pidió disculpas formales por el caso y aseguraron que siempre aceptan todo tipo de monedas por muy pequeñas que sean.

Solo espero que Liam haya podido obtener el lego que tanto quería, después de todo.

¿Te ha sucedido algo parecido?