Muchas veces corremos por la arena y está demasiado caliente pero no le prestamos atención porque si avanzamos lo suficientemente rápido nuestros pies no notarán que estamos caminando sobre piedra calientes a punto de estallar. Pero les cuento de inmediato que no es así, y de hecho, no lo deberían seguir haciendo.

Una chica australiana de 25 años llamada Joanne Hall, decidió salir a trotar por la playa un día por la mañana. La temperatura esa jornada había alcanzado 42.4 grados Celsius y el promedio de diciembre en ese país es de 29 grados. O sea ni me imagino lo hirviendo que debe de haber estado esa arena.

loading...

Joanne Hall Facebook

“La arena estaba demasiado caliente y corrí desde la cima de la playa hasta el agua. Puse los pies directamente en el mar y casi me desmayé por el dolor

-Relató Joanne a The Daily Mail-

loading...

Joanne Hall Facebook

La chica fue llevada a urgencias donde le dieron calmantes para el dolor y le removieron la piel quemada de sus pies. Ahora tendrá que pasar el resto del verano en silla de ruedas para no pisar y dejar que sanen las heridas.

Joanne Hall Facebook

Joanne compartió todo en Facebook aconsejando a sus amigos a usar la “invención humana llamada zapatillas”. No sé ustedes pero yo después de ver estas imágenes nunca más salgo de mi casa a pies descalzos. No señor.

¿Conoces a alguien que le haya ocurrido algo parecido?

loading...